Templado avance de Juan Pablo Sánchez

El hidrocálido Sánchez cortó merecida oreja por meritoria y templada faena. Padilla no salió de vena. Mauricio con decisión pero sin toros a modo.


Ciudad de México

Nocturna con algo de frío. Aceptable entrada para ser día hábil. Festejo que se celebró en el 105 Aniversario de la Revolución Mexicana, en homenaje al centenario del nacimiento de Silverio Pérez.

Juego del ganado potosino de Don Marco Garfias. Escaso de trapío y muy poco propicio para el triunfo: 1° se rajó y fue poco entendido 2° de menor presencia visiblemente lastimado 3° se entregó en la muleta 4° manso 5° pegó arreones 6° se frenaba con la cara arriba.

El jerezano Juan José Padilla abrió plaza con la capa a un toro que la mayoría pensábamos que iba a ser una importante pero Padilla no se acomodó en banderillas. De muleta inicio de rodillas con buenos derechazos largos. Ya de pie no hubo entendimiento y el toro terminó por rajarse en las tablas. Padilla realizó una faena efectivista y mató de entera desprendida. Escasa petición y posteriormente se dio una vuelta pirata al finalizar su labor. En el cuarto de la noche se mostró más enterado y serio. Comenzó su faena con más reposo. Después regresó a su estilo eléctrico llegándoles a las multitudes. Mató de entera contraria y caída. Se salió por su cuenta a los medios con la escusa de que debía tomar un vuelo hacia Ecuador.

El capitalino José Mauricio Morett en su primero se mostró poderoso. Un animal que echaba la cabeza arriba. Mauricio supo lidiarlo y cerró su faena con una tanda de doblones poderosos. Se tiró a matar recibiendo pinchando. Lo intentó de nuevo lográndolo con decoro. Se retiró entre aplausos y lo obligaron a saludar en el tercio. Con su segundo mostró más voluntad que fortuna. El toro nunca se entregó. Mauricio solo pudo pegarle pases aislados. Sufrió con los aceros y hasta escuchó un aviso. Se retiró entre división.

El hidrocálido Juan Pablo Sánchez fue quien más sacó partido esta noche. Se mostró con mucho temple frente a la cara de su primero en turno. Logró meterlo a la muleta gracias a su gran temple y abandonar el cuerpo gustándose a sí mismo. Mató de entera efectiva y cortó la única oreja que se concedió esta noche. Con el que cerró plaza tuvo muy pocas opciones pues el toro no servía. Se vencía y se quedaba corto. Mató después de una ida en falso de entera, la cual fue suficiente. Se retiró entre silencio.

Padilla, con un torero tremendista, sabe manejarse y verse beneficiado con las masas. José Mauricio sigue en la lista de los que algún día van a dar un campanazo y Juan Pablo Sánchez aprovechó lo más potable del encierro. Subió un escalón gracias al temple y ahora sí, consolidó su faena con el estoque.

El próximo domingo vendrá el pacense Talavante, el de Teocaltiche arraigado en Aguascalientes Arturo Saldivar y el guanajuatense Diego Silveti con toros de “Jaral de Peñas” criados por la familia Barroso.