Exitosa encerrona de Joselito Adame

Adame tuvo una importante tarde con el corte de cinco orejas

Joselito Adame, torero
Joselito Adame, torero (Daniela Magdaleno )

PACHUCA

Monumental Vicente Segura. Se lidiaron seis toros de diversas ganaderías, con diferente comportamiento y presentación, en este orden: Marrón complicado y soso, Montecristo noble y con empuje, Jaral de Peñas deslucido, Torreón de Cañas complicado que se rajó, Xajay con raza sin entregarse y Fernando de la Mora grandullón que fue un plomo.  

Joselito, en la lidia de todos se vio solvente y variado. La gente, que prácticamente llenó la plaza, salió agradecida. Lució hoy sí, como un matador de toros. Elegantemente vestido de la aguja en catafalco bordado recamado en oro.

 Con su primero logró torear bien por naturales pero el de Marrón no le ayudó mucho para lograr cuajar una faena que calara a los tendidos. Mató de una entera y fue premiado con una oreja.  

El segundo de Montecristo, era un toro que tenía prendidas las orejas con alfileres por su nobleza y entrega. Lució enormidades con la capa y se confió muchísimo al torear por naturales, tanto que hasta fue levantado sin consecuencias. Mató de otra entera fulminante y cortó otra oreja más. El toro se fue al destazadero con una oreja que debió haber sido cortada sin ningún reconocimiento del Juez.  

Tercero de Jaral de Peñas con un piquete de sangre Domecq, no se prestó para el lucimiento. Mucha voluntad de Adame con la capa. Trató de dominarlo pero el toro nunca se entregó. Cerró con toreo por alto y pegó otro contundente estoconazo para llevarse una oreja más a la espuerta.  

Marcado el cuarto con el fierro de Torreón de Cañas, Adame quitó de capa de manera lucida. Este lo banderilleó con facilidad saliendo del paso. Sacó la raza y aguantó las arrancadas, sin  embargo el toro se acabó pronto.

Falló con los aceros por un inoportuno grito de un pseudoaficionado que fue obligado a abandonar la plaza por su impertinencia. Se retiró en silencio.  Complicado también fue el lidiado en quinto lugar de Xajay donde vimos otra vez muy decidido al hidrocálido iniciando sentado en el estribo aguantando con verdad y técnica. El toro metía la cabeza pero lo hacía punteando la muleta, lo que complicó su lidia.

Mató de otra fulminante estocada y cortó una oreja más.  Hincado en los medios recibió Joselito al que cerró plaza, un zambombo desrazado de Fernando de la Mora que desde los corrales se sabía que no iba a embestir.  

También se le vio muy decidido con la capa. Se quedó parado y no pasó nada relevante.  La encerrona fue éxito gracias a que Adame no se fue por el camino fácil del “Viva Aguascalientes”, sino se fajó con los seis dando un fuerte manotazo en la mesa. Así Joselito puede llegar a alturas mayores.