Morante llena de arte la México

Salió a hombros el sevillano de la Puebla tras cortar dos orejas en la mejor faena de la Temporada. Payo libró la tarde con dignidad. Al parecer el nieto del Maestro Fermín seguirá siendo Fermincito por mucho tiempo más

José Antonio Morante brilló en la Plaza de Toros México
José Antonio Morante brilló en la Plaza de Toros México (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

14ª de temporada. Más de un tercio de plaza. Preciosa tarde estupenda para ver toros donde lució el  sol a plenitud. Ganado de los herederos de Don Teófilo Gómez criados en Tequisquiapan, Querétaro. Todos resultaron sosos y descastados. Algunos se dejaron torear 1° Noble 2° lastimado de la mano derecha 3° un chivo impresentable 4° noble y obediente 5° se acabó pronto 6° pegado al piso.

El primer espada fue el Sevillano José Antonio Morante de la Puebla quien dejó el ruedo lleno de detalles de su personal toreo. Muchos de ellos dignos de un lienzo. Con el toro que abrió plaza logró hacer embestir a un soso que entendió a la perfección y le pegó muletazos a su estilo acompañados con la cintura. Mató de un bajonazo pescuecero y, a pesar de eso, saludó en el tercio. Con su segundo volvió José Antonio a destapar el pomo de sus exquisitas esencias y llenó de arte el ruedo de esta Monumental. Mostró una hermosa cadencia, con el capote y bordó un quite por chicuelinas. De muleta puso de cabeza a esta plaza con sus muletazos templados llenos de  cadencia y hondura. Muchos de ellos se quedaron en la retina de quién escribe y de los que tuvimos la fortuna de asistir esta tarde. El inepto Juez Jorge Ramos de manera absurda mandó un arrastre lento al descastado toro y se puso remolón para conceder la segunda oreja, a todas luces merecida. Muy posiblemente esta faena a  "Debutante" de Teófilo Gómez ha sido la mejor que ha hecho Morante en esta plaza y sin duda la mejor de esta Temporada. El subalterno Gustavo Campos saludo en el tercio por dos buenos pares de banderillas. Salió a hombros de La Puebla del Río.

El Queretano Octavio García “El Payo” con su primero tuvo una muy lucida actuación con el capote y de muleta logró pegar buenas tandas de calidad relajando su muleta con reposo. Mató de pinchazo hondo y varios golpes de descabello, donde echó todo por la borda. Se retiró en silencio. Con su segundo salió con mucho brío y todos creíamos que íbamos a ver una faena pero el toro se desfondó y el “Payo” no pudo lucir como era su intención. Mató de media donde se fue de largo al tirarse a matar. El toro dobló pronto y saludó con muchos aplausos en el tercio.

El nieto del Maestro Fermín Espinosa, Fermincito IV en su primero sorteó un animal indigno de cualquier plaza que se respete. Fermincito con mucha distancia y precauciones toreo entre abucheos y se perdió entre infinidad de pases discontinuos que solo algunos despistados le aplaudían. Mató de un espantoso bajonazo y retiró entre rechifla. Con el que cerró plaza se mostró un tanto fuera de sitio y desconfiado de pies.  Llegó a ligar algunos pases donde se vio más ajustado, pero de ahí no pasó. Lució más por sus detalles que por una faena estructurada. Afloró su verdor al ponerlo a rematar un cartel de este tipo. Es una pena que siendo nieto y sobrino de figuras del toreo,  sus apoderados estén empeñados en llevarlo entre algodones al fracaso. Él es sólo una víctima de lo que le ocurre.

El próximo domingo veremos una mejor entrada pues vendrá El Zotoluco, “El Juli” y Joselito Adame con la reaparición de los toros de Montecristo criados en Tlaxcala por Germán Mercado Lamm.