Jorge va por los playoffs

El movedor suplente de los Nets podría ser el tercer mexicano que tome parte de la postemporada en la NBA, cuando el próximo sábado la quinteta de Brooklyn arranque su serie frente a los Raptors de Toronto

Jorge Gutiérrez
Jorge Gutiérrez (AP)

Ciudad de México

Jorge Gutiérrez debutó en la NBA el 9 de marzo del 2014 y apenas 41 días después podría hacer su debut en los playoffs. El guardia está por ser el tercer jugador mexicano que salta a la duela en un encuentro de postemporada en la serie de primera ronda entre los Nets de Brooklyn y los Raptors de Toronto que arranca el sábado.

Gutiérrez se enfundó en un uniforme NBA al ser contratado por 10 días por los Nets, y tras signar por otros 10 días, se quedó para el resto del calendario. Gracias a que los Nets terminaron en sexto sitio del Este, confirmaron su participación en playoffs y Jorge podría seguir los pasos de Eduardo Nájera.

El exjugador tricolor tiene el honor de ser el primer mexicano en jugar postemporada y lo hizo en su primera campaña en la liga. Nájera llegó a ser tan importante para su quinteta que fue titular en 12 de ellos. En total el de Chihuahua jugó 59 partidos de postemporada en 12 años de carrera. Su mejor marca fue de 6.1 puntos y 3.9 rebotes por partido cuando militaba para los Mavericks de Dallas en 2003.

Después de Eduardo, Gustavo Ayón fue el siguiente en tomar parte de los playoffs, y jugó sus primeros minutos el año pasado, cuando era parte de Milwaukee, aunque fue mínima su colaboración. Adquirido en cambio de Orlando poco antes de la postemporada, el conjunto de Wisconsin jamás supo cómo aprovechar el estilo de Gustavo y eso repercutió en su bajísimo tiempo en duela. El nayarita promedió 1.3 puntos por partido en 2.3 minutos por encuentro y solo tres participaciones.

Ahora toca el turno de Jorge, quien a partir de este sábado podría hacer historia al convertirse en el primer movedor tricolor en tener su oportunidad en la aguerrida poscampaña.

Esperando a ser incluido en el roster, hay evidencia que sugiere que el oriundo de Chihuahua estará en la lista del coach Jason Kidd, una de las razones es que al jugar con su movedor de repuesto, Shaun Livingston, en la escuadra titular, se queda sin un genuino armador para venir desde la banca y armar a la segunda unidad.

Al ser novato se espera que los minutos sean limitados pues la llamada segunda campaña es una etapa en que se necesita experiencia y muy poco aporte de los novatos, aún con mejores credenciales que las del producto de la Universidad de California, no logran periodos extensos de tiempo en duela.

Jorge tiene cualidades que pueden ayudar mucho a los Nets, pues Kidd juega con un quinteto titular que promedia 32.4 años de edad, que incluye a los veteranos Paul Pierce (36), Kevin Garnett (37) y Joe Johnson (32), y con ellos la ofensiva se convierte, en ocasiones, en un robótico ataque de media duela.

Pero cuando van a la banca y entra un conjunto más joven y atlético, el mexicano podría activar el juego de rompimiento, recurso que el número 13 ha realizado con suficiente efectividad en sus 15 juegos en la Liga.

Jugando a media duela, Jorge simplemente aún no sabe todas las jugadas y solo se concreta a entregar el balón a un anotador y correr hacia el otro extremo para esperar la pelota para un triple. Con esa limitación pronto se vuelve improductivo, pero el aspecto de su juego que más podría beneficiar a su conjunto es la de defensivo perimetral.

Si Jorge logra convertirse en un contención eficiente de jugadores como Kyle Lowry y el venezolano Greivis Vázquez, el sumar minutos es muy posible.

Ha conseguido 10 robos en los juegos que ha disputado, lo que le da promedios de 0.7, buena marca para un jugador de primer año. El otro aspecto que Jorge tendrá que controlar es la inexperiencia que le hace creer que todo balón puede robarse, ya que intenta ir por el robo y muchas veces abandona su marca para tratar de cortar el balón.

Finalmente está su propensión a dar faltas, ya ha cometido 37, su siguiente área es canalizar inteligentemente su aguerrida defensa, lo cual solo es posible por medio de horas de vuelo.

Si Gutiérrez no llegara a ver acción en esta postemporada se unirá a Horacio Llamas (1996-1998), quien no llegó a la instancia más anhelada por jugadores y aficionados en los 28 juegos que disputó con Suns de Phoenix