Se despiden con dos platas

Finalizó el Festival Deportivo Panamericano y el equipo mexicano logró otras dos platas en plataforma de 10 metros y trampolín de tres, ambos sincronizados

Jonathan Ruvalcaba y Diego Ballezas consiguieron el segundo puesto en la plataforma de 10 metros sincronizada
Jonathan Ruvalcaba y Diego Ballezas consiguieron el segundo puesto en la plataforma de 10 metros sincronizada (Conade )

CIUDAD DE MÉXICO

Concluyó el Festival Deportivo Panamericano con más medallas para los representantes mexicanos en una disciplina que suele traer muchas alegrías a los aficionados a este deporte. Los deportistas representantes de México se despidieron con dos platas más a la cuenta del medallero. En la rama varonil, Jonathan Ruvalcaba y Diego Ballezas consiguieron el segundo puesto en la plataforma de 10 metros sincronizada, y en femenil, Arantxa Chávez y Dolores Hernández se pusieron alrededor del cuello la plata en el trampolín de tres metros sincronizado.

Con un gran ambiente de los competidores de otros países festejando cada evolución sobre el foso, en las instalaciones de la Alberca Olímpica Francisco Márquez hubo gran expectativa y emoción por la final de plataforma de 10 metros, con un dominio de principio a fin de los cubanos, que intentaron los saltos más complicados recibiendo ovaciones del público en sus turnos, parecían un termómetro ante las evoluciones de los dos representantes de Cuba.

Los cubanos José Guerra y Jeinkler Aguirre, se colgaron el oro tras encabezar cinco de las seis rondas, solo tras el cuarto clavado su liderato se vio amenazado debido a los mexicanos. Pero los isleños tiraron un clavado 307 en posición C para conseguir la ventaja de vuelta. A México tocó la plata en varonil por medio de las ejecuciones de Jonathan Ruvalcaba y Diego Ballezas, que llegaron a encabezar brevemente tras de cuatro rondas. Su calificación de 72.42 en el quinto intento los tiró a la tercera posición antes de recuperar terreno con su último salto a la fosa y conseguir la plata. De hecho, los dos clavadistas, que como ritual se saludan justo antes de saltar a la alberca, intentaron el mismo clavado que sus rivales cubanos, pero los jueces consideraron mejor el de Guerra y Aguirre y no hubo duda de ello.

Al finalizar la entrega de preseas, Ballezas mencionó que todo esto es un aprendizaje constante que puede servir para aplicar todo lo asimilado en 2015, pues este año ya se acabó, al menos para él, en cuanto a competencias.

"Hay que mejorar la entrada, pero llevamos tiempo tirando sincronizados juntos, va estar todo bien", explicó Ballezas", que aclaró que esto también es una perfecta preparación para los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015, así como para la Universiada y el Grand Prix.

El tercer lugar correspondió a los canadienses Phillipe Gagne y Vincent Riendeau con total de 385.14.

En el certamen femenil, las mexicanas Arantxa Chávez y Dolores Hernández fueron vencidas por las canadienses Pamela Ware y Jennifer Abel en el trampolín de tres metros. Tuvieron que abrazar la plata ante el desempeño técnico de las canadienses, que mataron desde el principio y se llevaron el torneo por ventaja de 22.8 puntos ante el contento de su público.

Al final de la premiación, Chávez comentó que el torneo fue una oportunidad de tener horas de práctica con su compañera Hernández, en un certamen competitivo como lo fue el FDP.

"Yo creo que todavía tenemos un mes de preparación en el cual vamos a estar trabajando para afinar los últimos detalles y estar listas", mencionó con respecto a su trabajo rumbo a Veracruz 2014, donde espera que todo lo que le dejó su actuación pueda ponerse en práctica.

"El aprendizaje, nos ayudaría mucho para los Centroamericanos y prepararnos para lo que nos haga falta", detalló, y no quiso adelantar vísperas sobre lo que ambas tienen preparado, pero sí aclaró que es mucho trabajo.

"A pesar del poco tiempo (de práctica de sincronía), nos pudimos acomodar bien, ella se acomodó a mis movimientos y yo a los de ella y tiramos bien", finalizó.