Güerito Sotomayor tiene magistral debut

El joven lagunero cortó dos orejas para ser el máximo triunfador de la tradicional Novillada de Año Nuevo celebrada en el Coliseo Centenario de Torreón.

Jesús Sotomayor, ahora novillero lagunero, muestra orgulloso los apéndices del triunfo.
Jesús Sotomayor, ahora novillero lagunero, muestra orgulloso los apéndices del triunfo. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Un debut de ensueño fue el que tuvo el ahora novillero lagunero Jesús “Güerito” Sotomayor, quien logró cortar dos orejas, para además ser el máximo triunfador de la tradicional Novillada de Año Nuevo celebrada en el Coliseo Centenario de Torreón, escenario que lució una excelente entrada.

Dar el paso de becerrista a novillero no fue fácil, pero Sotomayor se plantó con gallardía, coraje y buenos argumentos para llevarse la tarde y la ovación de pié de los aficionados.

Recibió par de apéndices, debutando como novillero con un sonado triunfo que sin duda motivará más al llamado “Güerito” Sotomayor quien inició con el pie derecho.

El primer novillo le correspondió al colombiano David Martínez, quien lidió a “Don Carlos”, ejemplar de 370 kilos de peso. Lo recibió con verónicas para luego hacer un quite por chicuelinas, puso tres pares de banderillas bien colocadas.

Con la muleta, ante el novillo más complicado, estuvo voluntarioso, con muchas ganas, desafortunadamente pinchó y mató al segundo intento de descabello para escuchar palmas.

En segundo plano estuvo el zacatecano Andrés Suárez del Real, quien lidió a “Don Ernesto”, ejemplar de 365 kilos, al cual toreó muy bien. Ya con la muleta, brindó una faena muy interesante por ambos lados, sobresaliendo el lado derecho con un novillo de mucha calidad. Lamentablemente se puso pesado con la espada para escuchar palmas.

El tapatío Carlos Casanueva, salió a brindar una muy variada actuación con el capote, pegó fregolinas, chicuelinas, llevó al toro con chicuelinas andando al caballo.

Con la muleta dio una faena inteligente de mucho coraje, de carácter, toreando bien por ambos lados, lastimosamente pinchó en par ocasiones, luego le dejó una estocada para salir a saludar en el tercio.

Cerró con broche de oro la tarde, recibió en los medios a su ejemplar de la ganadería de Pepe Garfias. Pegó chicuelinas y verónicas para después hacer un excelso quite pro zapopinas que le valió la ovación del respetable. Banderilló dos pares.

Dar el paso de becerrista a novillero no fue fácil, pero Sotomayor se plantó con gallardía, coraje y buenos argumentos.

Con la muleta dio una faena muy emotiva que empezó algo accidentada, el novillo lo cogió para después en el suelo, soportar la pisada del animal, que le valió un fuerte golpe en la cabeza, que afortunadamente sólo quedó en susto. Se levantó algo noqueado pero dispuesto a seguir. Dio tandas largas, con muletazos de mucha calidad, todos coreados.

Terminó con manoletinas, para después tirarse a matar, dejando una estocada hasta las cintas y mató al primer golpe de descabello para recibir ovación de pie y por parte de la autoridad representada por José Luis Orozco.

Recibió par de apéndices, debutando como novillero con un sonado triunfo que sin duda motivará más al llamado “Güerito” Sotomayor quien inició con el pie derecho.