Primeras muestras de apoyo tras muerte de Jerzy Hausleber

En los minutos posteriores a la muerte de Jerzy Hausleber, las redes sociales se han llenado de muestras de apoyo por distintas personalidades del mundo deportivo

Jerzy Hausleber murió a los 82 años de edad
Jerzy Hausleber murió a los 82 años de edad (Mexsport)

Ciudad de México

La muerte de Jerzy Hausleber deja un hueco en el deporte mexicano y no sólo en la caminata, su especialidad, dijeron hoy los andarines Ernesto Canto, Carlos Mercernario y Joel Sánchez, sus pupilos.

Hausleber, de 83 años y quien era considerado el "padre de la caminata mexicana", sufrió un paro cardiorrespiratorio que lo dejó sin vida, aunque para sus "otros hijos", los marchistas, su recuerdo será imborrable.

"Es una gran pérdida para el deporte mexicano y para la caminata, fue el entrenador que más logros le dio al deporte de nuestro país, a través de sus atletas. Nadie tiene a tantos medallistas olímpicos, campeones del mundo, panamericanos, centroamericanos", dijo Ernesto Canto.

"Todo lo que se puede lograr en la marcha, él lo logró. No hay nadie que se le iguale, deja un gran legado y no solamente fue un extraordinario gran entrenador, sino una gran persona y ser humano extraordinario", añadió el campeón olímpico en Los Ángeles 1984.

Por su parte, Carlos Mercenario, medallista de plata en Barcelona 1992, consideró que el espacio que dejó Hausleber en el deporte mexicano es insustituible.

"Nadie como él llevó no sólo a la marcha, sino al deporte mexicano al contexto internacional con tan buenos resultados. Desde José Pedraza, desde antes de 1968, hasta las últimas medallas fueron producto de su conocimiento", comentó.

En tanto, Joel Sánchez, bronce en Sídney 2000 y uno de los últimos marchistas que fue entrenado por Hausleber, recordó que todo el trabajo y la experiencia de su entrenador se la brindó al deporte mexicano.

"Toda su experiencia la dejó en México desde 1968 con la primera medalla de José Pedraza. Su pérdida significa un hueco para la marcha en México", señaló.

Los tres coincidieron en que Hausleber fue como "un segundo padre, un hombre que no sólo formó atletas, sino seres humanos", alguien con el que compartieron alegrías, tristezas y que siempre los apoyó.

"Mi más sentido pésame a los familiares del profesor Jerzy Hausleber, así como a la comunidad de la caminata mexicana, a quienes guió e inspiró", escribió Jesús Mena, titular de la Comisión Nacional del Deporte en la red social Twitter.

Hausleber llegó a México en 1966, a los 36 años, como parte de un convenio deportivo entre los Gobiernos de México y Polonia para buscar entrenadores que desarrollaran las habilidades de los deportistas nacionales rumbo a los Juegos Olímpicos de 1968.

El entrenador, fundador de la escuela mexicana de caminata Hausleber, se encargó de forjar a los mejores andarines locales durante más de 40 años desde su llegada al país.

Su contribución a la marcha mexicana se dio con la conquista de nueve medallas olímpicas, tres de oro, cuatro de plata y dos de bronce, y 118 preseas en competencias internacionales ganadas por mexicanos.