Adiós al Padre de la marcha: Jerzy Hausleber

El entrenador polaco Jerzy Hausleber falleció ayer, dejando un gran legado en México con nueve medallas olímpicas en la marcha nacional y cinco en Mundiales

Jerzy Hausleber, reconocido como el 'padre de la marcha'
Jerzy Hausleber, reconocido como el 'padre de la marcha' (Santiago Chaparro)

CIUDAD DE MÉXICO

La marcha mexicana está de luto luego que el polaco Jerzy Hausleber falleciera ayer; un personaje que fue el autor de las nueve medallas olímpicas que tiene nuestro país en marcha en su historia dentro de los Olímpicos, además de cinco preseas mundiales y por lo cual era considerado el padre de esta disciplina en México.

Hausleber ya no pudo más en la constante lucha que tenía por conservar la salud y después de varias visitas al hospital decidió en febrero ya quedarse en casa a pasar los últimos momentos de su vida. Ayer a las siete de la mañana falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio.

Durante el velorio, los primeros que acudieron a despedirlo fueron autoridades deportivas como Jesús Mena, director de Conade y Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano.

“Es un día muy triste no solo para la caminata, sino para el deporte mexicano, fue uno de los entrenadores más importantes que ha estado en nuestro país. Se le debe recordar como una persona que con su esfuerzo logró trabajar con un grupo de mexicanos que le dieron a nuestro país un número importante de alegrías dentro de los Olímpicos, Mundiales, Copas y Panamericanos, por lo tanto debemos recordarlo con ese gran legado que le deja a México”, declaró Mena.

En el transcurso de la tarde se dieron cita para darle el último adiós al polaco, medallistas olímpicos como los ex boxeadores Joaquín Rocha y Juan Paredes, el ex clavadista Fernando Platas, y no podían faltar los pupilos de Hausleber y a los que llevó al podio olímpico como Ernesto Canto, Carlos Mercenario, Raúl González y Daniel Bautista.

“Mal y de malas, ya que se nos adelantó el padre de la marcha, Jerzy Hausleber, no esperábamos que se fuera así, tan de repente, pero estamos tranquilos con todo este legado que nos deja. Recuerdo que en los entrenamientos era muy estricto y a la vez muy noble. Fue un gran entrenador, pero mejor ser humano”, dijo Canto.

Al llegar al lugar donde era velado el cuerpo del polaco, Bautista no pudo aguantar el llanto tras saber que el profesor que lo llevó a la gloría olímpica ya no estaba.

“Nunca pensamos que iba a pasar esto, a pesar de que él ya estaba en la etapa terminal, ya que seguía luchando y sentíamos que no iba a llegar este momento, pero así lo quiso Dios y me hubiera gustado acompañarlo en estos últimos días de su vida. Para mí fue el maestro, sin su conocimiento no hubiera llegado a ser campeón olímpico, ya que su capacidad y sabiduría me llevaron a ser un gran competidor”, mencionó.

Así, este viernes será cremado el cuerpo de Jerzy Hausleber, un entrenador que tras su retiro provocó el desmoronamiento de la marcha mexicana, que no gana una medalla olímpica desde hace 14 años y no tiene un podio mundial desde hace cinco.

Nunca volvió a haber un entrenador con la autoridad del polaco, a quien problemas del corazón y de la rodilla le complicaron sus últimos años de vida, hasta llegar ayer al adiós.