Le adelantan regalo a Garibay

Dos orejas a Ignacio Garibay quien tuvo una tarde meritoria donde el Juez Ruiz Torres se le adelantó a los Reyes Magos. El Capea y Mario Aguilar lamentablemente seguirán en su misma posición dentro del escalafón. El ganadero de Arroyo Zarco presento una corrida adelantada y descastada que no transmitió emoción a los tendidos

El torero mexicano Ignacio Garibay, celebra en la Plaza de Toros México
El torero mexicano Ignacio Garibay, celebra en la Plaza de Toros México (EFE)

CIUDAD DE MÉXICO

12ª Corrida de Temporada en la Monumental. Viento y escasa entrada. Corrida que prácticamente se fue sin picar debido a su escasez de fuerza y casta.

Juego de los toros criados por Fernando Pérez Salazar débiles, sin pitones, transmisión ni casta: 1° retacado de kilos 2° caminó 3° dio medias embestidas 4° creció y recibió inmerecido arrastre lento 5° brocho de pitones 6° no caminó.

Abrió plaza el capitalino Ignacio Garibay quien se vio extremadamente delgado y con disposición. Estuvo lucido de capa; sin embargo, su toro era un regordete que se caía al final de los muletazos. Su faena fue anodina pues no suele ajustarse, aunque si pegar largos muletazos. Estocada caída que tuvo sólo petición familiar, que afortunadamente no convenció al Juez Ruiz Torres dar una oreja. Dio una vuelta al ruedo. Con su segundo se vio aun mas entregado y logró pegar algunos muletazos muy a su estilo, con la pierna de salida muy retrasada. El toro fue a más y él también. Logró entrar en el ánimo de la gente y podríamos comentar también las largas pausas que hizo, lo que acabó por torear mas a los tendidos que al toro. Mató de estocada baja efectiva. Cortó dos orejas excesivas debiendo ser sólo una. Pero esta plaza cada día está más barata y hasta el Juez regaló también un arrastre lento a un toro que no lo merecía. Fue más el mérito de Garibay.

El salmantino Pedro Gutiérrez “El Capea” hijo del gran diestro “Niño de la Capea”, consentido de esta plaza. Se enfrentó a un chivo sin trapío que poco impactó al tendido. Lo recibió de rodillas en el centro del ruedo. Mostró voluntad pero no logró comunicar al público.  Mató de media efectiva y se retiró en silencio. Con su segundo el toro se pegó una vuelta de campana al humillar tanto al piso. El toro quedó muy mermado por el costalazo que se llevó y lo des coordinó en su embestida. “Perico”, como se le conoce popularmente, se vio voluntarioso pero la faena no tuvo transmisión alguna ya que el toro no mostró casta ni entrega alguna. Mató de pinchazo y entera en buen sitio que lo hizo retirarse entre alguna división. No es un matador que cale al público de esta benévola plaza.

El hidrocálido Mario Aguilar, con algunos kilos de más, no pudo destellar en su primero pues el toro no le permitió condición para el lucimiento, al final de su faena  se salió de su estilo y trató de cimbrar al público. Escuchó un aviso que se reflejó en el limitado rodaje que últimamente ha tenido. Con el que cerró plaza estuvo en mismo tenor. Un toro sin condiciones y hay que reconocerle su efectivo manejo del acero. Se retiró contrariado, un tanto viendo el difuso futuro que le espera.

Ignacio Garibay con el triunfo que tuvo, excesivamente concedido por el Juez Ruiz Torres le puede dar un cartel mejor tras todo el tiempo que ha desaprovechado. El Capea será difícil que entre en el ánimo de La México, pues su toreo es solo voluntarioso, pero parece que nunca impactará por sí mismo y desafortunadamente siempre será comparado con su exitoso y respetable padre. Mario Aguilar no endereza el rumbo y tendrá que valorar el futuro que se le presenta.

La semana que entra la empresa anuncia un cartel que seguramente atraerá más público. Los toros de Campo Real con Arturo Macías, Alejandro Talavante y Juan Pablo Sánchez