Le ponen la mesa a Ondina

Lovely Race pareció por momentos allanarle el camino a la compañera de cuadra para que ésta obtuviera una buena victoria en la estelar del martes

Ondina, durante la carrera en el Hipódromo Las Américas
Ondina, durante la carrera en el Hipódromo Las Américas (Miguel Ángel Espinosa)

CIUDAD DE MÉXICO

Resulta que hay veces que nadie sabe para quién trabaja o… todo lo contrario. Pareció ser el corolario de una noche más de hípica en el Hipódromo de Las Américas cuando Ondina de Cuadra Vivian se alzó en la estelar del martes en un match final en los últimos largos contra Lovely Race, de su mismo establo. 

Como resultó, Lovely pareció emprender una expedición para cortar los abrojos del camino y hacer que la eventual ganadora pasara como sobre alfombra florida.

Pero a Furia el plan de esas dos le importaba un ardite y haciendo uso de audacia comenzó a hacerle sombra desde el riel. Con el mensaje entendido a la perfección, la puntera por naturaleza echó todo a las vencidas, quizá llevar a su exigida rival hasta el final de la curva y ver si aguantaba ese sprint con el que pretendía demolerla.

Y esa entrada a recta parece un diagrama de Antonio Silva Olvera, el entrenador de las dos de Vivian: desde cómo se coloca con gran armonía Ondina; a un lado, ahí como no queriendo la cosa, y Lovely Race se abre al entrar de lleno a la recta final y se acerca a Ondina, y cualquiera de buena imaginación deportiva podría pensar en el cambio de estafeta de dos corredoras de velocidad en pista.

Es justo, pues Ondina ya viene engullendo granillo de la pista. En su ruta por el riel, Furia sigue lo mejor que puede, pero la de Cuadra Plamat parece haber dejado todo en el empareje unas yardas atrás y ahora solo pide su roca de sal.

Es pues el momento en que las conciliábulas parecen echar a la suerte quién ganará la carrera. Las dos sedas azules relucen y de pronto Lovely parece recordar que no necesita hacerle el trabajo a nadie. Un rastro de orgullo le atraviesa el semblante, se eleva y hecha el pecho hacia adelante, e intenta guiar a los rápidos navíos a buen puerto. Demasiado tarde, Ondina se le ha adelantado. Y recuerda: nadie sabe para quién trabaja.

La cuarta del año para Ondina

De esa forma Ondina, yegua alazana de Cuadra Vivian, salió con la visita a Círculo de Ganadores en la estelar de la noche en el martes de expertos en Lomas de Sotelo, llevada por el jockey Rubén Escalona en su primera monta del año con la hija de Friends Lake en Bic’s Pick.

Sumó su cuarto primer lugar de 2013 al tomar los seis y medio furlongs de la prueba en tiempo final de un minuto, 21 segundos, un quinto, en un test donde dos fuertes competidoras, −que quizá pudieron igualar su cierre−, Keniata Lady y Bialsky, fueron retiradas momentos antes de la carrera. El segundo lugar fue para Lovely Race, dándole el uno dos a la Cuadra Vivian, y el tercero para Furia.