Heridos de bala, 2 triatletas en Puerto Rico

La policía de Puerto Rico identificó a los competidores como Liz Boivin, de 26 años y nacida en Estados Unidos, así como Miguel Arroyo Ramos, de 49 y residente en la isla

Dos competidores de un triatlón en Puerto Rico resultaron heridos de bala durante la competencia
Dos competidores de un triatlón en Puerto Rico resultaron heridos de bala durante la competencia (Tomada de Twitter)

SAN JUAN, Puerto Rico

Dos competidores de un triatlón en Puerto Rico, dentro de la modalidad de Ironman, fueron heridos de bala al pasar en bicicleta cerca de un lugar en que los ocupantes de dos automóviles se enfrentaron a tiros durante la prueba del domingo en un exclusivo vecindario de San Juan.

La policía de Puerto Rico identificó a los competidores como Liz Boivin, de 26 años y nacida en Estados Unidos, así como Miguel Arroyo Ramos, de 49 y residente en la isla. Boivin fue alcanzada en la pantorrilla izquierda, mientras que Arroyo recibió tres impactos de bala en el costado izquierdo.

Los hechos ocurrieron en el distrito de Miramar durante la prueba de ciclismo del triatlón, que incluye también competiciones de natación y carrera pedestre.

Ambos lesionados se encontraban estables en una clínica local. Mediante su cuenta de Facebook, Boivin escribió que las esquirlas que alcanzaron su pantorrilla "entraron y salieron sin causar más daños internos". La triatleta añadió que ayudaba a las autoridades puertorriqueñas con su investigación y preveía competir en una próxima prueba de atletismo en Boston.

La oficina local de campo del FBI apoyaba a la policía local con las investigaciones y se haría cargo del caso pronto, dijo un portavoz de la agencia, Moisés Quiñones.

Los organizadores de la carrera decidieron continuar con el triatlón tras los hechos de violencia.

De acuerdo con las autoridades, el pasajero de un vehículo murió en el tiroteo. Fue identificado como José Ramos Tapia, encarcelado por venta de drogas y liberado recientemente.

Los ocupantes del otro automóvil hicieron varios disparos contra un auto de la policía, mientras huían hacia el barrio de Río Piedras. No hubo agentes lesionados, y el vehículo de los agresores se encontró después abandonado.