“Hecho para castigar”: Maurer

Las modificaciones al reglamento general de competencias charras, ya implementadas, podrían detener el crecimiento de nuevas figuras de la especialidad y limitar el desarrollo del talento.

Ciudad de México

La charrería es un deporte de alto rendimiento, que permite que los grandes exponentes destaquen gracias a su dedicación y muchas horas de trabajo, que no pueden ser limitadas por un reglamento mal trazado.

El pasado 15 de febrero, el coordinador general de jueces de la Federación Mexicana de Charrería, Pedro Rocha Mosqueda, dio a conocer los motivos por los que se le realizaron modificaciones al reglamento general de competencias charras, e informó que se había hecho a través de un consenso donde estuvieron presentes algunos charros destacados quienes votaron a favor de los cambios, entre ellos Carlos Maurer, que está considerado como uno de los mejores manganeadores a pie.

Sin embargo, en estos días tuvimos la oportunidad de platicar con Maurer, encargado de realizar la suerte reina de la charrería, e integrante del equipo Hacienda Tamariz, de Puebla, actual campeón nacional, manifestándonos que está en total desacuerdo con estos cambios; asimismo, que efectivamente el año pasado los convocaron a una reunión para este fin, en el que estuvieron presentes: El Pillín Rivera, El Bosito, el secretario del deporte, Juan Bañuelos; el subsecretario del deporte, Pablo Cerón; jueces calificados como Antonio Garduño, José Luis Casillas y El Cuate Bravo, entre otros; pero que definitivamente él no estaba de acuerdo, ya que la charrería es un deporte de alto rendimiento, donde no todos le ponen el mismo empeño, y que no era justo que ahora, con estas modificaciones, las calificaciones se emparejaran con los que hacen menos esfuerzo. Nos puso como ejemplo el futbol, diciendo textualmente: “es como si Leo Messi burlara a cinco o seis jugadores, metiera gol y se lo anularan”.

Se suponía que el reglamento tenía que estar conformado antes de que comenzaran los campeonatos regionales del año pasado, pero que en vista de que estaba mal trazado en su totalidad, se tomó la determinación de no aplicarlo para ese año; pero resulta que para Carlos Maurer fue una sorpresa enterarse que el Nuevo Reglamento ya se estaba aplicando, y que lo supo durante una charreada donde su equipo de Hacienda Tamariz participó, gracias a Nito Aceves (PUA de Jalisco), quien le preguntó que que haría con su mangana que bajo cuatro puntos.

Por lo que nos pudimos percatar, Carlos se dio a la tarea de estudiar perfectamente bien el nuevo reglamento general de Competencias, ya que nos hizo muchas comentarios sobre la diferencia entre el de antes y el de ahora para cada una de las suertes charras; resultó muy notorio que es uno de los grandes charros que no está de acuerdo, ya que los limita a trazar estrategias para lograr los primeros lugares en los eventos.

También argumentó que no es posible que la charrería vaya en retroceso, ya que en la actualidad se ven exponentes muy jóvenes practicando e implementando diferentes tipos de floreos de alta dificultad, pero que con estos cambios de nada les sirve, y que desde su punto de vista no está bien hecho, y menos para los jinetes, tanto de toro como de yegua, para los pasadores del paso de la muerte y para las manganas a caballo, porque emparejaron las suertes de una manera injusta, ya que ahora los charros con menos nivel competitivo califican igual que los de alto rendimiento; que no es posible que ahora una jineteada de regular, pueda calificar más que una jineteada de excelencia.  “Este reglamento está hecho para castigar al charro, porque vienen nuevas generaciones con grandes innovaciones en cada una de las suertes, pero que desgraciadamente tendrán que ir en retroceso”, finalizó el conocedor.

No quisiera ser mal pensado, pero creo que este reglamento tiene dedicatoria y está hecho a la medida para beneficiar a alguien en especial, pero en realidad, perjudica al charro de alto rendimiento y a la misma charrería.