Guadalupe González: Hay señales de vida

En poco tiempo, la marchista se ha convertido en una realidad que le permita al sector femenil tener ese impulso internacional que busca

Guadalupe González
Guadalupe González (Iván López )

Ciudad de México

La marcha mexicana femenil ha comenzado a dar destellos de vida, luego de lo que últimamente ha logrado María Guadalupe González en certámenes internacionales y en tan solo cuatro competencias de 20 kilómetros en las que ha participado.

Además, la mexiquense, de 26 años, no viene de un proceso de juvenil con 10 kilómetros, sino que hace dos años y medio decidió intentarlo en esta disciplina y en solo cuatro meses de entrenamiento comenzó a dar resultados.

El año pasado, González rompió el récord nacional en la Copa del Mundo que se realizó en Taicang, China, y hace unas semanas ganó el circuito de marcha que se llevó a cabo en Chihuahua, convirtiéndose en la primera mexicana que gana este evento desde que se realiza en nuestro país (2003).

La mejor marca de la marchista es de 1:28:48 horas, un tiempo que la ilusiona para llegar al podio en los Juegos Panamericanos en Toronto 2015, ir por primera vez a un Campeonato Mundial, el cual se realizará este año en China, y clasi­car al máximo sueño: Juegos Olímpicos.

“En el poco tiempo que tengo en la marcha se me han dado los resultados y quiero continuar así” 

¿Cómo llegaste a competir en la marcha?

Fue algo que no me lo esperaba, hace dos años estaba terminando mi carrera profesional de informática e iba a entrar a trabajar y eso pasó después de haberme lesionado la rodilla cuando practicaba 400 metros y me decían 'tienes cualidades' y me pusieron a prueba en la marcha y mi entrenador de la escuela, José Luis Peralta, me llevó con su amigo, el entrenador Juan Hernández, lo intenté y se dieron las cosas.

¿Por qué decidiste continuar en la marcha si al principio no te llamaba la atención practicarla?

Sufrí mucho, al principio no aguantaba ni cinco kilómetros y no le entendía a la caminada, el ‑ote y el ángulo, por lo que el entrenador me fue llevando de la mano y de inmediato se me dieron los resultados. El primer 20 que hice fue en Veracruz con 1:37:02 horas y me decían que fue una buena marca con cuatro meses de haber comenzado en esta disciplina; además, en la Copa del

Mundo impuse récord nacional, algo extraordinario, ya que mi entrenador me dijo que aún no tenía la práctica necesaria para lograrlo, así que estoy sorprendida con lo que he estado haciendo en tan poco tiempo que tengo en este deporte y quiero continuar así.

¿Cuál ha sido la clave para trascender en tan poco tiempo?

Llegué directamente con el entrenador Juan Hernández y él impone mucha disciplina, y gracias a eso es que se han dado los resultados, no podemos faltar, llegar tarde, nos cuida también lo que comemos y si un entrenador no impone reglas no vamos a llegar a nada. No es un profesor que diga 'haz 30 kilómetros diarios', sino que en vez de cantidad hay calidad en su trabajo.

“Me siento lista, con un buen trabajo, y sÍ me voy a aventar el ciclo, lo haré bien, pues no solo iré a pasearme”


¿Qué objetivos tienes para este año?

Tratar de colocarme en el podio en los Juegos Panamericanos, aunque primero tengo que ir a buscar mi lugar en la Copa Panamericana de mayo en Chile, el año pasado tenía mi lugar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, pero no pude estar por una lesión en la espalda y mi entrenador no me quiso arriesgar.

Las chavas en eventos internacionales están caminando 1:26 horas para colocarse en el podio y mi mejor marca de 1:28:48 me sirve como referencia que no estoy tan lejos.

¿Sientes que hay grandes posibilidades de ir a Juegos Olímpicos?

No puedo asegurar nada, porque no sé si mañana pase algo como cuando me quedé fuera de los Centroamericanos; me siento bien y espero todo marche como hasta ahorita. Para Olímpicos tengo entendido que la marca que pide la IAAF es de 1:32 horas, pero no sé cuál vaya a pedir la Federación Mexicana para ir, y estoy en ese rango, pero la verdad no quiero conseguir una marca que me lleve al evento, sino una que me diga que puedo dar pelea, porque siempre he dicho que si voy a un certamen iré a tratar de pelear algo. Si no me tocara estar en un podio, no importa, sino pelear desde un principio y que les cueste trabajo a los demás países ganarnos y se den cuenta de que México estuvo presente.

En cuanto a apoyos, ¿cómo estás?

Es raro el sistema de apoyos, porque cuando estás totalmente fuera de los resultados nadie te toma en cuenta, pero el COM nos ha apoyado con la estancia, alimentos y médico, y Conade con la beca de CIMA, donde apenas entré este año. Hay una persona que nos ayuda mucho, se llama Gerardo Muñoz, es papá de un compañero que no tiene nada que hacer aquí prácticamente, pero pone su carro, casetas, la hidratación y gracias a él y a la profesora Chelita hemos salido adelante en este deporte.