Los toros y Gabriel García Márquez

Gabo, amante del futbol, seguidor del boxeo y la fiesta brava...

Gabriel García Márquez durante la cátedra Julio Cortázar de la Universidad de Guadalajara el 23 de noviembre de 2007.
Gabriel García Márquez (Q.E.P.D) (AFP)

Ciudad de México

Don Gabo, como le decíamos sus lectores, un aficionado a la fiesta. Se dice que en un festival taurino, en Bogotá, donde torearon 'Chamaco', Aparicio y Litri, Don Gabriel se hizo gran amigo de Antonio Borrero, "Chamaco".

Años después, en una corrida en Las Ventas de Madrid, 'Chamaco' estaba en el callejón y el escritor en barrera. Lo saluda con todas las cortesías:

-Gabriel, buenas tardes.- Le presenta a Mercedes, su mujer; pasa por el callejón Martín Arranz, el entonces apoderado de Joselito, quien toreaba ese día... el hombre no reconoce al escritor, el cual le es presentado como nuestro Nobel.

Martín Arranz, un tanto cohibido, le relata el tema al torero madrileño y éste le brinda un toro a Don Gabo, de José Luis Marca, al que le corta las dos orejas.

Después de la corrida, Gabo le autografió a Pablo Lozano hijo un libro de "Cien años de soledad" y otro a su mujer, con una dedicatoria que decía (más o menos): "A Carmen, cien años de soledad por cien años de felicidad".

La última tarde que recordamos haberle visto en una plaza de toros fue el 8 de febrero del 2014 en la Plaza de Toros Juriquilla, en Querétaro, en un mano a mano entre el madrileño Julián López "El Juli" y el hidrocálido Joselito Adame.

Murió García Márquez, quien formó parte de la larga lista de famosos artistas comprometidos con la fiesta de los toros. Descanse en paz.