Froome mantiene liderato en la 19ta. etapa del Tour de Francia

Pese a sufrir un caída, Chris Froome mantiene la punta de la competición; el francés Romain Bardet ganó la etapa y ocupa el segundo lugar general  


Christopher Froome, pese a caer celebra su liderato
Christopher Froome, pese a caer celebra su liderato (AFP)

Saint-Gervais Mont Blanc, Francia

El británico Chris Froome sufrió hoy una caída en la décimo novena etapa del Tour de France de ciclismo, pero logró mantener su ventaja al frente de la clasificación general.

El maillot amarillo perdió el control de su bicicleta en el último descenso de la jornada y tuvo que realizar el ascenso al Mont Blanc magullado y subido a la bicicleta de un compañero.

"Estoy bien", calmó después a sus aficionados el británico. "Tuve suerte y sólo sufrí unos rasguños y un golpe en la rodilla. Por suerte no me lesioné de gravedad", añadió tras subir al podio con la rodilla vendada.

Froome apenas perdió segundos en su intento por conquistar su tercer Tour de France. El británico, de hecho, cedió algunos segundos con el colombiano Nairo Quintana, pero aumentó su ventaja respecto al segundo clasificado.

El francés Romain Bardet ganó la etapa, de 146 kilómetros entre Albertville y el Mont Blanc, y se colocó segundo en la general, mientras que Quintana, que cruzó la meta a 26 segundos, escaló al tercer lugar después de que el holandés Bauke Mollema perdiera más de cuatro minutos en la jornada de hoy.

Froome, de 25 años, coronó el último puerto 13 segundos después de Quintana y a falta de dos etapas para el final cuenta con 4:11 minutos sobre Bardet y 4:27 sobre el colombiano.

El británico se fue al suelo a unos 11 kilómetros para el final, justo al trazar una curva a derechas sobre un asfalto que estaba mojado por la lluvia.

Como el coche del equipo Sky estaba muy lejos para poder proporcionarle una nueva bicicleta, Froome utilizó la de su compañero Geraint Thomas el resto de la etapa.

"Es uno de esos días en los que estoy feliz de tener una amplia ventaja. Me alegro de que quede un día menos para llegar a París", dijo Froome.

Bardet, por su parte, se mostró muy feliz por haber conseguido la primera victoria de un francés en el presente Tour. "En los últimos metros sólo quería disfrutar. No sé si seré capaz de conseguir algo así cada año", explicó el ciclista.

Quintana, a pesar de haber alcanzado un puesto en el podio, acabó la antepenúltima etapa completamente fundido.

"Es como un milagro de dios poder estar aquí", señaló en meta. "Estaba muy mal, lo que pasa en mi cuerpo es difícil de explicar. He sufrido muchísimo".

"No siento ni siquiera cansancio. El cuerpo no va y las piernas no responden", añadió Quintana, al que le quedan aún casi 260 kilómetros para cruzar el domingo la meta en los Campos Elíseos de París.

Mañana se disputará la penúltima etapa, de 146,5 kilómetros entre Mégeve y Morzine-Avoriaz y con dos puertos de primera y otro de categoría especial.