Forzada salida en hombros

Macías presionó al Juez y al público para que le otorgaran dos orejas.

Ciudad de México

Decimotercera de la Temporada Grande en la Plaza México. Tarde invernal apacible con muy poco viento. Mejoró la entrada.

Abrió plaza el hidrocálido Fabián Barba con gran disposición y entrega. Desarrolló una aseada faena que llegó a los tendidos. Fue prendido de la ropa al momento de matar y afortunadamente no pasó a más. Saludó en el tercio. Con su segundo realizó una faena muy digna y llena de valor. Logró entender a su enemigo y también se vio digno y entregado. Desafortunadamente mató de entera caída y tuvo alguna  petición. La tarde no terminó por favorecerle y se retiró en silencio. Mereciera ser contemplado para repetir esta temporada.

El salmantino Pedro Gutiérrez El Capea comenzó muy confiado con posibilidad de lograr una buena faena. Terminó inseguro matando de un feo bajonazo. Se retiró ente división. Con su segundo estuvo mucho tiempo en la cara y no pasó más que fatigas ante un toro que hubiese tenido más posibilidades en otras manos.

El también hidrocálido Arturo Macías tuvo una jornada muy emotiva para él, con poca trascendencia para la afición. En su primero decidió no parar los pies y estuvo a merced del toro que se le quedaba corto. Con su segundo, el que más caminó del encierro, toreó al animal, pero más al público. Le dio por pasarse al astado a prudente distancia, y después de una maroma mató de una estocada defectuosa, y el condescendiente Juez le dio una oreja y Macías se encargó de solicitar otra más, echándole al público encima, al solicitársela de manera poco cortes. El Juez se la otorgó y Macías salió entre división.  

Los astados
Ganado: Jalisciense de La Punta, criado por los Hermanos Vaca y varios socios

1ero    Se quedaba corto

2do     También se quedaba corto

3ro      Con más transmisión que se rajó

4to       Con transmisión

5to       Nunca entendido

6to       Noble