Fermín Rivera avanza y convence

Tarde redonda de Fermín Rivera que le valió dar dos vueltas al ruedo gracias a su personalidad, templanza y suavidad. Luque y Sergio Flores no tuvieron oportunidad de triunfo. 

Fermín Rivera
Fermín Rivera (EFE )

CIUDAD DE MÉXICO

9a Corrida de la Temporada. Monumental Plaza de Toros México. Larguísima y agradable tarde. Escasa entrada en un cartel que merecía mejor asistencia con un encierro bien presentado. El Juez Jesús Morales estuvo discreto y mesurado cumpliendo con su función.

Ganado de Villa Carmela muy bien presentado criado en Jalisco por Alejandro Arena Torres Landa: 1° preparado para rejones lo despitorró la cuadrilla. En lidia ordinaria: 1° noble sin fuerza 2° quedado 3° también sin fuerza 4° noble, fijo y repetidor 5° áspero y repetidor 6° soso, débil que se quedaba corto Se corrió el turno y salió en cuarto lugar otro serruchado de Marco Garfias para rejones manso corraleado.

El rejoneador Rodrigo Santos que debiera haber abierto plaza no pudo hacerlo debido a que su cuadrilla despitorró de ambos lados en diferentes ocasiones al toro. Una pena. Y el juez tardó en cambiarlo una eternidad. Con el sustituto que se lidió en cuarto lugar. La actuación de Rodrigo Santos fue sencillamente desastrosa. Es mejor no gastar tinta. Se vio incompetente y desacertado ante un toro corraleado no apto para ser lidiado en una plaza como la México. Se retiró entre fuerte abucheo.

Al correrse el turno, abrió plaza Fermín Rivera, sobrino y nieto de toreros. Pechó lo más potable del encierro. Con su primero consiguió estructurar una gran faena muleteril por ambos lados logrando ligar unas meritorias tandas que calaron hondo entre la asistencia. Mostró temple como describen los libros. Mató de pinchazo y entera contraria para dar una merecida vuelta al ruedo. Ante su segundo, un toro que acabó por entender a la perfección, se recreó para torear con mucha hondura, temple y clase. Principalmente por el lado derecho. Atravesó al toro con el estoque en su primer intento, después pegó una estocada suficiente para dar otra nutrida vuelta al ruedo. El Juez hizo bien en negar los premios en ambos.

El andaluz Daniel Luque con su primero se jugó la piel frente al toro que tenía presencia pero el bicho estaba pegado al piso. Mató de tres cuadros efectivos y saludó en el tercio al retirarse al burladero. Frente a su segundo, un toro muy áspero que nunca se entregó. Daniel por voluntad no paró pero no tuvo forma alguna de triunfar. Mató de pinchazo y entera efectiva. Se retiró en silencio.

El de Tlaxcala Sergio Flores en su primero se vio entregado y emotivo ante un toro que tuvo que sacarle con tirabuzón los muletazos. Muchos de ellos meritorios. Cerró su faena con muletazos por alto que no fueron aprobados por todos. Mató de pinchazo y entera. Saludó en los medios antes de irse a la barrera. Con el que cerró plaza nada pudo hacer y después se pudo pesado con los aceros lo que hizo que la larguísima tarde terminó con mal sabor.

Fermín Rivera aprueba y sigue creciendo. Daniel Luque y Sergio Flores merecen otra oportunidad, pues sus toros no se prestaron para el lucimiento; por ellos no quedó. El rejoneador Rodrigo Santos tuvo una sus tardes mas desafortunadas de su vida taurina.

El jueves hay otra corrida nocturna: Una sexteta de mexicanos que poco torea con ganado de San Marcos. Y el domingo la empresa anuncia a Fabián Barba, Manuel Escribano y Víctor Mora con seis de La Punta.