Pizarro y López cortan orejas

Se lidiaron seis toros de De Haro, ganadería tlaxcalteca; todos cárdenos más dos de regalo. Uno de ellos, el octavo, fuera de reglamento pues se regaló fuera de tiempo

Federico Pizarro, torero
Federico Pizarro, torero (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO

Ayer fue la última corridadel año, y la número 11 de la temporada, con una entrada regular a pesar del buen clima. El público cariñoso, y con ganas de divertirse durante el festejo. ¡Qué bueno! Para eso son estas corridas, para darle oportunidad a los toreros que no actuaron mucho.

Se lidiaron seis toros de De Haro, ganadería tlaxcalteca; todos cárdenos más dos de regalo. Uno de ellos, el octavo, fuera de reglamento pues se regaló fuera de tiempo. Es fin de año y al parecer todo se vale, el juez de plaza Gilberto Ruíz Torres se contagió del público y aceptó el regalo. Esperemos que de ahora en adelante sea así para todos los toreros que quieran regalar astados.

La corrida de Haro salió como en farmacia, había de todo; al final a la gente le gustó y aplaudieron los ocho ejemplares en el arrastreal grito de: ‘¡Toro, Toro!’.

Federico Pizarro cortó una oreja bien ganada. Vimos a una persona madura, con ganas y toreando muy bien con ambas manos. El toro se le venía a la muleta caminando y él, entregado lo entendió perfecto. Estuvo con mucho valor, la gente le reconoció su actuación tan torera. Lo mató muy bien y dio una vuelta al ruedo muy cariñosa.

En su segundo, el toro fue malo,malo de veras. Él, lo lidio y lo mató. Cabe destacar que a Pizarro sus dos ejemplares le dieron sendas volteretas sin consecuencias. El público se quedó con él. Debe volver a La México.

Con Pepe López no pasó nada, sus dos de la tarde resultaron malos. Regaló un séptimo y le cuajó una buena faena que gustó mucho al público. Él, con muy buen gusto toreando, mató de una gran estocada y cortó una oreja.

Confirmó su alternativa el torero colombiano Ricardo Rivera con el toro Volcánico número 166 con 550 kilos de peso. Vistió de blanco y oro y no tuvo suerte en su lote. Dos animales para no torear. El toro de su conrmación de alternativa lo atrapó y le ocasionó una voltereta, de la que se libró de milagro. Regaló un octavo toro, también de la ganadería De Haro, con el que tampoco pasó nada. No le llegaron sus Santos Reyes.

Incidencias: La corrida terminó en una esta para el público, que fue el que se divirtió. El próximo domingo Jerónimo, el español Leandro Marcos y Mario Aguilar. ¡Feliz Año Nuevo!