Faena consagratoria de Adame

Adame inicio dando muestras de su buen sitió con el manejo del capote, muleta y aceros. Logró cuajar una importante faena a un toro noble para torear por ambos lados con soltura y seguridad

Joselito Adame
Joselito Adame (Daniela Magdaleno)

Ciudad de México

Larguísima tarde que terminó con un regaladero de orejas por parte del Juez Jesús Mórales, quien falla de nuevo con tanto exceso. 4 para  Joselito, 3 para  Payo y El Juli se fue en blanco.  7 dóciles animales de Fernando de la Mora y uno más para rejones de Guadiana. La única faena que realmente trascenderá fue la 1ª de Joselito, las demás las recordarán muy pocos

3a. de Temporada. Ciudad de México. Plaza Monumental. Tres cuartos de plaza,  la mejor entrada de la temporada.

Juego del ganado. Abrió plaza un manso para rejones. En la lidia ordinaria: 1o noble 2o con transmisión, arrastre lento 3o noble que recibió arrastre lento 4o un noble repetitivo 5º dócil 6° se quedaba corto 7° de regalo, caminó y le dieron también arrastre lento. Excesivos tantos lentos.

Emiliano Gamero con el que abrió plaza, un manso de Guadiana sudó tinta y gracias a su buena doma logró encelarlo; sin embargo sus inconsistencias terminaron por verse muy precipitado pues era un toro quedado con poca raza que se quedaba corto. Mató de espadazo trasero y tendido. Saludó en el tercio.

En la lidia ordinaria se presentó esta temporada el madrileño Julián López El Juli vino seguro de pies y con la cabeza en su sitio. Toreo con solvencia y seguridad digno de una figura del toreo. Mato de pinchazo en todo lo alto y tres cuartos de acero contrarios. Saludó en el tercio. Con su segundo no se dejó ganar la pelea y a pesar del viento y las condiciones del toro, logró bordar una faena riñonuda de mucho valor y carácter. Mato de media en buen sitio y varios golpes de descabello. Se retiró entre ovación. Cabe destacar dos grandes quites del Juli a los subalternos.


El hidrocálido Joselito Adame inicio dando muestras de su buen sitió con el manejo del capote, muleta y aceros. Logró cuajar una importante faena a un toro noble para torear por ambos lados con soltura y seguridad. Mato de estocada recibiendo y corto dos merecidas orejas. Con su segundo, Adame vino a convencer a todos que hoy era su tarde y ante un toro dócil, Joselito toreó más para los tendidos y también cortó dos orejas. Sin embargo, la faena que dejó huella fue la de su primero, que es la que le marcará el paso en esta andadura por los cosos  mexicanos.

El Queretano Octavio García El Payo dejo ir una oportunidad de oro. Tenía el rabo en la bolsa y llegó a bordar el toreo con un dócil de Don Fernando de la Mora. Cuando estaba por cerrar su faena y tirarse a matar para fulminar a su toro, Payo perdió la brújula al torear por arriba a un toro que pedía ser bien lidiado. Octavio apenas alcanzó cortar una oreja entre división. Se sintió presionado y regaló un toro de la misma ganadería de menor trapío; donde el queretano se mostró solvente y el Juez le otorgó dos orejas, un tanto excedidas,
 
Los toros estaban justamente presentados para la Monumental y creemos que la Empresa no debería haber ocultado las fotos en su publicidad. El que nada debe nada teme.