Juegos autóctonos, el origen del deporte en México

Desconocidos por muchos y practicados por miles, los deportes tradicionales buscan sobrevivir con base en éxitos pocas veces reconocidos

Ciudad de México

No son secreto los grandes tesoros prehispánicos que existen en nuestro país; lugares arqueológicos, diversidad de cultura y variedad culinaria que en cada rincón del territorio mexicano estamos acostumbrados a disfrutar y admirar.

Lo que para muchos sigue siendo una incógnita, es la gran cantidad de deportes antiguos que han podido sobrevivir ante la mercadotecnia y difusión que existe en torno a otras disciplinas como el futbol, basquetbol, tenis, futbol americano y un sinfín de actividades de dominio mundial.

En México, desde 1988, se ha dado forma a los juegos y deportes de orígenes prehispánicos y tradicionales, gracias a personas interesadas en preservar, fomentar y evolucionar cada aspecto que envuelve a esta tradición, que por mucho tiempo, careció de apoyo gubernamental.

Gregorio Ramos Melo es el presidente de la Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales, y desde hace siete años lidera este proyecto que ha logrado ya dimensiones internacionales, así como el apoyo económico de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) entre otras instituciones; logrando, incluso, su incursión en el ámbito educativo como la práctica de estos deportes entre los requisitos para el perfil de egreso a nivel educación básica.

"En 1988 surge la Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales (FMJDAT), que antes se llamaba Asociación de Juegos de Origen Prehispánicos del Distrito Federal. Después de una reunión con miembros de Promoción Deportiva del Distrito Federal, se llega a un acuerdo de que se haga una asociación, se buscaron estados como Chihuahua, Zacatecas, Sinaloa, Guerrero y Oaxaca, y en 1988 se crea la Federación Mexicana de Juegos y Deportes de Origen Prehispánicos", dijo el directivo en entrevista con La Afición.

Esta nueva Federación ya trabajaba con al menos 17 actividades aunque no recibía apoyo económico por parte del gobierno, hasta que la licenciada Linda Zurita Bocanegra, presidenta y fundadora de esta Federación, presentó en la cámara de diputados una propuesta que buscó mejores incentivos y proyección nacional.

"Tiempo después, esta asociación sin presupuesto ni presencia ante las autoridades es vista por la Confederación Deportiva Mexicana, logramos afiliarnos a ella pero sin recibir presupuesto", explica Ramos y añade: "En 1993, Linda Zurita Bocanegra presentó una ponencia ante el pleno de la cámara de diputados y la Conade se ve obligada a dar un recurso para la Federación, se buscan jugadores y se comienza a trabajar en esto a nivel nacional".

En el 97 se cambia el nombre a Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales, ya que la identificación anterior era exclusiva para deportes prehispánicos, dejando al margen a esas disciplinas tradicionales en donde se buscaba competir en el plano internacional.

"El avance ha sido mucho desde el 88 hasta la fecha, donde ya estamos hablando de 28 años de trabajo ininterrumpido, en donde se ha investigado, trabajado y revitalizado todas estas actividades", cuenta orgulloso Gregorio Ramos.

Actualmente, La Federación atesora varios logros entre su historial, pues se organizan más de doce eventos anuales que van desde regionales y estatales, hasta los nacionales, todo esto, sumado a los que los estados ya tienen en sus propios calendarios; a nivel internacional se han obtenido enormes dividendos, como el quinto Campeonato Mundial de Pelota Valenciana, donde México venció al organizador España, además de ponencias y exhibiciones en países como Sudáfrica, Alemania, Italia o Francia.

Pero sin duda uno de sus mayores logros es el Premio Nacional de Deportes recibido en el año 2002, mismo que fue entregado por el entonces presidente Vicente Fox al "fomento, la protección o el impulso a la práctica de los deportes. Por el valioso rescate a las actividades en este sector y su impacto a nivel nacional e internacional", reza el distintivo expuesto en la oficina de Ramos Melo.

LA "FEDERACIÓN DE CANICAS" QUE SE VOLVIÓ PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

En un principio, algunas personas se burlaban de esta organización, catalogándola como la "Federación de Canicas" debido al bajo impacto y los deportes que en ella se trataban, donde se contaban con 17 juegos y deportes diversos, pero con la incursión de otros estados de la República, el número ha incrementado hasta más de 200, siendo las generaciones más añejas son quienes han sido pilar en la creación de nuevas actividades.

Armando Padilla, comisario de la Federación y miembro de los fundadores de esta organización, relata los trabajos de campo en algunas comunidades "donde se busca a las personas de edad avanzada para que compartan los juegos que practicaban en su juventud, entonces estos deportes son incluidos en la lista que hasta ahora existe".

En el libro 'Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales de México' de la editorial Trillas, se exponen más de 150 actividades reconocidas por la FMJDAT, entre ellas, la carrera de bola, que en el año 2000 fue reconocida como patrimonio cultural de la humanidad.

"En un festival celebrado en Hannover, Alemania, en el año 2000, se llevó una delegación muy pequeñita pero selecta; se llevaron dos corredores rarámuris o tarahumaras, dos jugadores de juegos de Tabasco y dos jugadores de pelota purépecha, y ahí decide el comité organizador que se haga una gala para cerrar el evento, y es la selección de México quien cierra, paralelamente hay un comité evaluador de las actividades que se presentaron y deciden que de 120 juegos que se presentaron de varias partes del mundo, solamente seleccionar 10 para ser parte del patrimonio cultural de la humanidad y ahí seleccionan la carrera de bola de los tarahumaras", relató Padilla.

Actualmente hay 23 asociaciones ligadas a la FMJDAT donde la zona maya es quien mayor cantidad de juegos y deportes ha aportado en los últimos años, seguida por otros estados como Sinaloa, Oaxaca y Michoacán, cuyas disciplinas han emigrado a la Ciudad de México donde se practican cientos de ellas.

LA FIESTA DE LOS JUEGOS Y DEPORTES AUTÓCTONOS

Aunado a las activadas aisladas que realizan los estados por su parte, así como los diversos campeonatos emprendidos por la FMJDAT, se cuenta con el Encuentro Nacional de Juegos y Deportes Autóctonos, el cual se celebra año con año en diversos estados del territorio nacional.

Del próximo 21 al 24 de julio, Nayarit será sede del décimo noveno Encuentro Nacional, donde se espera un gran número de competidores con la ilusión de seguir fomentando estos deportes que hasta hoy siguen siendo desconocidos para millones de mexicanos.