ENTREVISTA | POR LUIS RAMÍREZ

Stéphane Peterhansel Piloto del Rally Dakar


Existe el miedo en los campeones

Ciudad de México

Su apodo es Monsieur Dakar (señor Dakar). El francés Stéphane Peterhansel se ha ganado ese sobrenombre con creces porque su nombre se encuentra en los libros de historia del automovilismo tras haber ganado 11 veces la prueba en el desierto, seis de ellas en la división de motocicletas y cinco en los coches. En resumen, es el amo de las dunas tanto en África como en Sudamérica.

Nadie se acerca ni siquiera a sus números totales. Apenas su compatriota Cyril Despres, actual campeón en motos, podría este año llegar a seis títulos en las dos ruedas dentro del Dakar.

La clave del éxito de Peterhansel, actual competidor del equipo X-Raid y quien maneja un coche de la marca Mini, parece radicar en la navegación, y es que en el Dakar la velocidad pasa a segundo término; pocos interpretan como él el libro de ruta para reducir al mínimo los errores que cuestan tiempo en momentos claves de la competencia.

A pesar de sus marcas comparte a La Afición que aún tiene ánimos para incrementar su leyenda.

“Siempre me dije a mí mismo ‘debo tener cuidado’, porque montar una motocicleta es grande, pero la vida es mejor”


-Con 11 triunfos en el Rally Dakar, ¿dónde encuentra la motivación para seguir compitiendo y con el mismo hambre de éxito que en sus primeros años?

“El rally es una gran pasión para mí. ¡Me gusta mucho lo que hago!, así que no es un problema para mí encontrar la motivación para seguir compitiendo después de tantos años”.

-Cuando usted gana un Dakar, en muchas ocasiones se ve fácil pero, ¿cuál ha sido la victoria más difícil de su vida?

“Después de once victorias no es tan fácil de recordar eso. Diría que 2007 (aún competía con Mitsubishi). Al principio de la carrera fue una gran pelea con el equipo Volkswagen. Después de eso tuve que correr contra mi compañero de equipo Luc Alphand. Sin embargo, durante esa carrera hemos tenido problemas técnicos dos veces, porque se rompió en dos ocasiones el embrague y tuve que cambiarlo en la pista. Eso nos llevó a perder mucho tiempo y tuvimos que ir más rápido y correr el riesgo de volver a la competencia”.

-¿En algún punto ha sentido miedo?

“En coches no, pero sí durante mi tiempo que manejé en motocicletas”.

-¿Cómo es eso?

“En las motocicletas. Treinta minutos antes del inicio de cada etapa siempre tuve como un nudo en el estómago. Siempre me dije a mí mismo ‘debo tener cuidado’, porque montar una motocicleta es grande, pero la vida es mejor. Después de la salida eso desaparecía porque estaba concentrado. Ahora en los autos solo tengo miedo por algunos momentos, por ejemplo cuando saltas y el vehículo está en la posición equivocada”.

“¡Me gusta mucho lo que hago!, así que no es un problema para mí encontrar la motivación para seguir”


-¿Qué piensa su familia de todo esto. Ellos le han pedido que se retire?

“No, no lo han pedido, pero ellos no estaban contentos durante mi tiempo como competidor en la categoría de motos, pero ahora en los coches está bien para ellos. Saben que me encanta lo que estoy haciendo en mi vida”.

-Usted ha dicho que uno de los momentos más duros de su carrera ha sido ver morir a su amigo Gilles Lalay. ¿Cómo se recuperó mentalmente de ello?

“Eso fue algo muy, muy duro para mí, pero me las arreglé para seguir. Siempre he sabido que conducir una motocicleta es peligroso. Después de eso yo siempre tuve como un gran nudo en el estómago antes del comienzo de cada etapa. Esa fue una de las razones por las que me cambié a los coches”.


El dato

18° posición la que ocupó Stéphane Peterhansel en su primera participación dentro del Rally Dakar, ello en 1988.

4 victorias consecutivas en el Dakar logró el piloto francés, esto entre 1991 y 1995, en la división de motocicletas.