Orejas para Eulalio y Silveti

El sevillano José Antonio “Morante de la Puebla” recibió a su primero con hermosas verónicas por el lado derecho. Su picador de confianza visitó la arena por un par de tumbos de su caballo propinándole dos varas pellejeras que no amoldaron las embestidas de su enemigo

Eulalio López Zotoluco, torero
Eulalio López Zotoluco, torero (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

El de la Puebla del Río toreó con el corazón por delante. Diego continúa su buena racha en los sorteos realizando dos faenas contrastantes. Zotoluco le llegó a su gente en el primero.

14ª de Temporada. Monumental Plaza de toros México. Tarde nublada con ambiente. Menos de media entrada para ver a Eulalio López El Zotoluco, José Antonio “Morante de la Puebla” y Diego Silveti.

Toros queretanos de Don Fernando de la Mora de irregular presencia y juego:

1°. Noble retacado de kilos 2°. Violento. 3°. Un chivo repetitivo. Recibió arrastre lento 4º. Un inválido 5º. Con fondo 6° noble, nunca dominado. 

El de Azcapotzalco, el veterano Zotoluco con el que abrió plaza toreó a su estilo, con el cuerpo quebrado y reparando algo de terreno entre pase y pase. Sus seguidores lo alabaron. Mató de una entera caída y el Juez le concedió una oreja entre división. Con su segundo. Un inválido retacado de kilos, Eulalio trató de mantenerlo de pie a lo largo de su insulsa faena y matar de un infame bajonazo que le salió por la paletilla. Se retiró en silencio.

El sevillano José Antonio “Morante de la Puebla” recibió a su primero con hermosas verónicas por el lado derecho. Su picador de confianza visitó la arena por un par de tumbos de su caballo propinándole dos varas pellejeras que no amoldaron las embestidas de su enemigo. De la muleta el toro echaba la cara arriba y nunca logró confiarse. Mató de un espadazo tendido y atravesado, tres descabellos y una sonada rechifla popular. Con su segundo, que brindó al público, las cosas logró ponerlas a su favor, demostrando porque causa tantas polémicas a su alrededor.  Pegó tersos y amables muletazos que nos hicieron creer que torear es fácil. Mató de entera caída donde el toro se amorcilló. Apuntilló al segundo intento con la muleta en la mano Escuchó un aviso. El Juez Jesús Morales vuelve a hacer de las suyas y ahora se pone de estricto. Vaya justicia en esta plaza que se la está llevando a la ruina. Las orejas son dadas a su capricho y conveniencia.

El de Guanajuato Diego Silveti tuvo una tarde de cal y arena. En su primero se mostró resuelto de capa logrando un aceptable quite. De muleta dejó los pies quietos y pegó muletazos con la izquierda de muy buena factura. Se mostró discreto y volteó poco al tendido. Alguna división del público que le reclamó durante la lidia que se había mostrado por debajo del toro. Mató de varios pinchazos para retirarse entre protestas. Saludó en el tercio con división.

Con el que cerró plaza pegó un faenón, lo desafortunado fue que no se la hizo al toro, sino al público. Diego regresó a las andadas. Al recurso de pasarse el toro por la espalda y voltear a los tendidos, perdiendo la brújula y revolucionado al público de aluvión. Sin duda, los aficionados preferimos al Diego de la primera faena con un toreo fijo de pies y no al Diego populachero.

Morante cuando se acomoda con un toro convence a socios y extraños. Zotoluco sigue en su línea. Y Diego debería definirse para consolidar su falta de inventiva y definición.

El próximo domingo la empresa decide no competir con el Super Bowl que alto “rating” tiene en este país y anuncia a Uriel Moreno “El Zapata”, David Fandila “El Fandi” y Mario Aguilar con toros de Javier Garfias.