Tadeo Vega, una esperanza caminante

Este joven mexiquense es la esperanza para que la marcha mexicana vuelva a un podio mundial, algo que era costumbre hasta hace algunos años.

En su etapa de juvenil tuvo éxitos en las pruebas de 10 kilómetros.
En su etapa de juvenil tuvo éxitos en las pruebas de 10 kilómetros. (Mexsport y conade)

Ciudad de México

En la marcha mexicana están surgiendo nuevos talentos para ya no vivir de los recuerdos. Tadeo Vega es uno de ellos, especialista en los 20 kilómetros varoniles, quien como juvenil en los 10 kilómetros logró resultados destacados, y ahora, con su salto a la categoría mayor, quiere regresar a esta disciplina a las glorias que estaba acostumbrada.

Vega comenzó a caminar en los 20 kilómetros en 2013 durante el Campeonato Nacional de la especialidad, donde se ubicó en segundo lugar. En este 2014 ha iniciado con el pie correcto, al obtener el primer lugar en el festival de marcha en Morelia y el tercer lugar en el Challenge de Chihuahua.

Como juvenil, el andarín tuvo resultados destacados como el tercer lugar en la Copa del Mundo de Saranks, en 2012; el séptimo sitio en los primeros Juegos Olímpicos de la Juventud del 2010 de Singapur, y el cuarto escaño en el Mundial Junior en Francia, en 2011.

Ahora a sus 19 años de edad, sueña con llegar al final del camino: los Juegos Olímpicos; pero está consciente que tendrá que caminar mucho para lograrlo. El primer paso será dar la marca (1:23:00 horas) que pide la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo para asistir a la Copa del Mundo de China, 3 y 4 de mayo, y con ello demostrar que no solo es una promesa, sino una realidad de la marcha mexicana.

¿Sientes que eres una esperanza para sacar del bache a la marcha mexicana?

En las categorías juveniles no se cayó tanto la marcha porque hay cuatro medallistas, como son Erwin González, Alejandra Ortega, Yanelli Caballero y yo. En Juegos Olímpicos no se han visto tantos resultados, entonces con la nueva generación esperamos llegar a nuevos planos. La verdad hay buenos marchistas en este país y es una buena camada para este año. Con lo que a mí respecta ya me siento listo para dar buenos frutos en la categoría de los 20 kilómetros.

¿Qué te dejó la etapa juvenil para poder enfrentar esta distancia?

Siento que ya era el momento de saltar a los 20 kilómetros por la preparación general que tuve como juvenil y espero arrojar buenos resultados este año. La etapa anterior me dejó con mucha técnica en la marcha y ahora tengo que mejorar en muchos aspectos, ahorita estamos en la introducción a la velocidad y yo siento que sí se puede que nuestro deporte vuelva a sobresalir.

¿Qué tan difícil es llegar a unos Juegos Olímpicos?

No es nada fácil el camino hacia los Juegos Olímpicos por lo entrenamientos, por algunas lesiones que se llegan a padecer, pero yo me siento muy seguro y muy confiado porque mi entrenador (Pedro Aroche) hizo la medalla de plata de Noé Hernández, entonces, por ese lado me siento confiado con la experiencia que tiene quien me dirige, solamente obedecer al pie de la letra los entrenamientos.

¿Ya tienes una noción de los tiempos que necesitas para ser medallista mundial u olímpico?

Para ser medallista mundial se necesita estar en 1:19 o 1:20 horas, e igual en los Olímpicos, pero también depende del país donde se compita. En mi debut en los 20 kilómetros tuve un tiempo de 1:22, por lo que siento que se pueden lograr bastantes cosas mientras se trabaje con mucha disciplina. El ciclo anterior me sirvió como experiencia y preparación, pero ya es el momento de ir por ese sueño de estar en unos Juegos Olímpicos y porque no, en el podio de Brasil.

¿Te dedicas completamente al deporte?

Desde 2008 comencé a practicar esto y le he tenido mucha dedicación a la marcha pero he mantenido mis estudios y este año acabo de terminar la preparatoria. En agosto entro a la Universidad y estaré juntando las dos cosas ya que es muy importante también tener una preparación escolar, ya que el deporte no es para siempre; y llegará un momento de mi vida que tendré que dejarlo para tener una vida profesional.