¿La tercera es la vencida?

Dos veces ha intentado calificar a los Juegos Olímpicos, pero ha fallado; ahora se prepara para buscar su pase a Río 2016 antes de dejar el deporte

Analicia Ramírez, remera mexicana
Analicia Ramírez, remera mexicana (Mexsport)

Ciudad de México

Dos fracasos no la han tumbado y su meta es alcanzar su sueño. Después de intentar calificar a Juegos Olímpicos en un par de ocasiones sin éxito, el trabajo que realiza actualmente es con el mismo fin: calificar a Juegos Olímpicos. Así, la remera mexicana Analicia Ramírez busca que en su última etapa como deportista de alto rendimiento por fin llegue la oportunidad de ser atleta olímpica.

El ciclo anterior que culminó en Londres 2012 fue el de mayor desilusión para la remera, ya que venía por buen camino al haberse convertido en campeona centroamericana y panamericana, sin embargo, en el momento de la verdad, en el Preolímpico continental, se ubicó en el cuarto sitio y con ello fuera de la justa olímpica ya que solo los tres primeros botes clasificaban.

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 son el sueño que invade a cada momento la mente de la atleta de 28 años de edad, lograr el pase es su oportunidad de irse del deporte con la satisfacción de llegar a la magna justa con su propio esfuerzo al no percibir beca de CIMA.

¿Qué ha significado para ti no lograr ese sueño olímpico después de haber tenido buenos resultados, como te pasó en el ciclo anterior después de ser campeona centroamericana y panamericana?

Han sido mis dos fracasos más fuertes. Son los fracasos que me han puesto a prueba física y también mentalmente, porque mucha gente dice 'no lo lograste', y es muy frustrante no lograrlo después de haber tenido una racha de puros éxitos, de tres primeros lugares en Centroamericanos y primer lugar en Panamericanos. La verdad pretextos sobran y realmente hay que aceptar la derrota y eso me hizo más fuerte. Este es mi último ciclo y quiero irme con las manos llenas de éxito y estoy trabajando muy duro para ello. La prueba donde me estoy enfocando es en el bote doble, ya que en single es peso abierto y son más grandotes.

¿Qué sacrificios en tu vida son los que más te ha dolido hacer para continuar en la búsqueda de ese sueño olímpico?

He hecho muchos para mantenerme en competencia, pero donde más me ha dolido es en lo familiar, como no estar en las bodas de mis hermanas por estar en una competencia importante. En la boda de mi hermana mayor estuve en el Preolímpico para Pekín 2008, pero eso no es todo, ahora viene el Mundial y no podré estar en la boda de mi otra hermana, ya que ese será el clasificatorio para los Juegos Centroamericanos de Veracruz. También han habido sacrificios sociales y académicos, no he ido a fiestas con mis amigas y en vez de terminar la universidad en cuatro años me tardé seis y medio, pero logré graduarme como biología experimental.

¿Qué es lo más difícil de tener que trabajar y competir en equipo, en este caso, depender de otra persona, para concretar ese sueño?

Ahorita estoy haciendo pareja con Montserrat García, es una chava del Estado de México que va muy bien. Tiene 24 años y nos estamos acoplando y está funcionando muy bien este bote, por lo que las dos tenemos muchas ganas de mejorar. De hecho, en la Copa del Mundo en Francia vamos a competir juntas por primera vez y esperamos que sea una tripulación que se consolide. Podría ser una desventaja depender de otra persona porque si ella en el día de las competencias se siente mal yo ya valí, pero no me siento como la de gran experiencia en el bote y de todos podemos aprender.

A pesar de no contar con la beca de CIMA ¿cómo le haces para mantenerte?

Solo cuento con la beca de Conade y nos sacaron de CIMA ya que el año pasado por errores técnicos de la Federación no fuimos al Mundial. No quiero saber qué resultado debo de tener para volver ya que estar ahí representa mayor compromiso, presión y estrés, y como que ahorita con la beca de Conade me siento un poco más liberada.

¿Mentalmente cómo te enfocas en que este es el ciclo de Analicia Ramírez?

Siempre he sentido que puede ser mi ciclo, pero por alguna circunstancia no lo he logrado, no me gustaría decir que esta vez sí, pero me siento más segura y más preparada. Ya he sido campeona centroamericana, panamericana y cerrar mi carrera deportiva con los Juegos Olímpicos me iría más que feliz. Esta es la última y me voy, ya que es muy estresante estar en un deporte de alto rendimiento.