Ponce recupera el reinado

Gran faena de Enrique Ponce saliendo por la puerta grande que confirma quien es.  26 años de alternativa, 27 de temporadas y seguir en su línea de triunfo.

Enrique Ponce tuvo una buena actuación en la Plaza de Toros México
Enrique Ponce tuvo una buena actuación en la Plaza de Toros México (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

13ª. Corrida Monumental Plaza de toros México. Cartel muy bien rematado que atrajo menos gente de la esperada. La empresa no promocionó el cartel y hay poco ambiente. No se llenó el numerado y hubo algo de viento. Mansos ganado criado por los herederos de Don Teófilo Gómez.

 
Juego del ganado: 1o de Rancho Seco incierto. En lidia ordinaria: 1o bueno por el derecho 2o manso que el despistado juez le concedió una absurda vuelta al ruedo 3o feo y manso 4o manso sin celo alguno 5o manso y noble 6o manso 7o noble muy débil.

 
Abrió plaza el rejoneador Emiliano Gamero quien mostró muy  buena monta. Nerviosismo y poco acierto. Algunos fallos con los aceros que lo obligaron a retirarse en silencio.

A pie confirmó en esta plaza el queretano Juan Pablo Llaguno con “Pirulero” #87 con 485 Kg a bordo, quien solo mostró algunos destellos y mató de una media trasera. Con su segundo tampoco pudo llevar a casa buenas noticias. Ojalá algún día encuentre el sólido camino que tuvo de novillero. En ambos saludó en el tercio.  No sabemos si el cambio de administración o su alternativa lo han hecho perder el rumbo.

El valenciano Enrique Ponce con su primero volvió a demostrar porque es el consentido de esta plaza. Ante un noble bicho desrazado, logró meterlo al canasto y pegar una faena de escándalo donde lució lo gran torero que es. Pases por ambos lados demostrando su poderío y buenas maneras. Cortó dos merecidas logrando salir a hombros una vez más en su amplia trayectoria. En el cuarto de la larga tarde, el peor de la corrida. Ponce le puso voluntad pero el toro era más para el matadero que para una plaza. Se retiró en silencio.

El hidrocálido Juan Pablo Sánchez abrevio con su primero que no merecía nada más que irse a la carnicería. Ante su segundo, el toro más a modo del manso encierro, le puso voluntad pero no acabo por sentirse bien. Mató como pudo. En el de regalo, logró desarrollar el buen temple que posee pero no redondeó su faena de muleta. Pegó una entera trasera que paro el puntillero y el Juez le concedió una oreja.

El valenciano Enrique Ponce demostró que él, por sí solo, no necesita de excesos en su administración para elegirle toros a modo. Le puede a la mayoría de los toros. Ojalá se deshaga de esa fatua e inútil administración (Palomares o Valencia) que tanta mala imagen le ha hecho Ponce en este país, demostrando que es una figura que no necesita demasiados cobijos. 

La próxima semana está tentativamente anunciado José Antonio Morante de la Puebla pero al desconocerse el encierro no se ha confirmado a nadie.