Gran noche de toros en el Coliseo Centenario

"El Juli" cortó dos orejas, Diego Silveti se llevó un trofeo pero Federico Pizarro no tuvo suerte desde el sorteo.

“El Juli” fue el máximo triunfador de la corrida del sexto aniversario del Coliseo Centenario de Torreón.
“El Juli” fue el máximo triunfador de la corrida del sexto aniversario del Coliseo Centenario de Torreón. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

El diestro español, Julián López “El Juli” fue el máximo triunfador de la corrida del sexto aniversario del Coliseo Centenario de Torreón, luego de cortar dos orejas, una por cada astado. Por su parte, Diego Silveti se llevó un trofeo en su primero, Federico Pizarro lamentablemente no tuvo suerte desde el sorteo.

Una gran noche de toros se vivió ayer en el Coliseo Centenario de Torreón, recinto que registró casi un lleno para ver a los dos diestros mexicanos y al español, considerado la primera figura del toreo a nivel mundial.

A Federico Pizarro no le fue bien con su primer astado de la noche llamado “Amoroso” de 465 kilos, toro cárdeno claro salpicado, corni-delantero al cual llevó bien con capote rematando con media verónica, la puya fue deficiente, acto seguido, el toro tiró al picador del caballo, finalizando su labor con capote y chicuelinas antiguas.

Con muleta inició en las tablas, el animal mostró un recorrido lento, embestía con mucha claridad ante una faena derechista, aunque después trató por izquierda donde se perdió el buen recorrido del toro, terminó con abaniqueo en la cara pero pinchó al primer intento, en el segundo, hasta las cintas, para sólo llevarse ovación.

Tocó el turno a Julián López “El Juli” con “Norteño”, toro de 500 kilos al cual le cuajó chicuelinas. Con muleta el astado se mostró débil y pesado, por lo que al no verle facultades, decidió matar, haciéndolo de extraordinaria manera con una estocada bien colocada en todo lo alto, sin necesidad de puntillero para ganarse así una oreja.

Turno a Silveti y Pizarro

Luego vino el torero de dinastía, Diego Silveti, quien lidió a “Mestizo” de 500 kilos. El gran peso del toro, derribó al primer embiste al puntillero. Con capote, quite por mandiles rematado con media verónica, astado débil de recorrido lento. Logró prender al tendido con un péndulo muy bien ejecutado.

La faena vino a menos, aunque el diestro de Irapuato hizo su labor y lo llevó bien, cuajando una gran estocada, muy vistosa y en todo lo alto. La autoridad representada por José Luis Orozco, quien hizo su debut en el Coliseo, se rehusó a darle el trofeo, fue el público quien tuvo fuerte petición, para llevarse una oreja.

Salió para Pizarro su segundo de la noche, "Media Luna" de 520 kilos, al cual dio chicuelinas con capote. Con muleta inició toreando de rodillas, de pie tanda de molinetes.

Pero todo cambió ante la debilidad del toro, quien rodó en la arena, dando al trasto con una posible buena faena del diestro capitalino. La noche se tornó emotiva con el segundo del español, Julián López, quien lidió a "Trotamundos" de 460 kilos. Con capote el público lo coreó, rematando con media verónica.

Con muleta su faena fue de menos a más, pases aterciopelados, largos y lentos, que levantaron ovación.

El dato

Ante la buena respuesta de la gente anoche en el Coliseo Centenario de Torreón, se espera en el mes de abril la visita del mejor rejoneador del mundo, Pablo Hermoso de Mendoza.