Dos toros y un torero

Tarde completa de Saldivar y dos toros extraordinarios de La Joya. Juan Pablo Sánchez por voluntad no paró y Diego Silveti se vio ausente y dejó pasar una gran oportunidad


Arturo Saldívar, torero
Arturo Saldívar, torero (Daniela Maldonado)

CIUDAD DE MÉXICO

14a corrida de Temporada. Tarde invernal con viento que complicó las faenas. Baja entrada a pesar del buen cartel anunciado. “Las tres eses” Sánchez, Saldivar y Silveti. Al parecer la Empresa dejó caer la expectación y ahora que convocó un buen cartel, la gente no asistió como se pensaba.

Toros de encaste Domecq de La Joya criados por Don Pepe González Dorantes. Juego. 1o buen lado derecho 2o complicado 3o no entendido 4o débil y manso 5o bueno 6o muy bueno, estos dos de arrastre lento 7o débil  de Vistahermosa

Abrió plaza el hidrocálido Juan Pablo Sánchez, demostrando sitio y temple. Tuvo una aceptable labor y mató de 3/4 tendidos que fueron suficientes. Saludó en el tercio. Con su segundo por la voluntad y disposición las cosas no le funcionaron. El toro se echó a la arena y no hubo más que apuntillarlo. Regaló un débil sobrero de Vistahermosa, con el que sólo desperdició su tiempo y dinero, La plaza estaba prácticamente sola cuando toreó el de de regalo. 

El también hidrocálido Arturo Saldivar le pudo a su primero, un complicado toro donde acabó acaparando la atención del público al jugarse la vida. Tuvo a la gente al borde del asiento. Mató de media trasera y en esta faena, el nefasto Juez Gilberto Ruiz Torres, se puso exigente y negó la oreja. El vive en Disneylandia. Con su segundo pegó un faenón con los pies quietos demostrando que le puede a esto y más. Logró pases de mucho mérito con un toro que supo aprovechar. Cortó una oreja de ley y bien merece ser integrante del cartel el 5 de febrero, al lado de su paisano Adame.

Quien no tuvo una afortunada tarde fue el de Guanajuato Diego Silveti. Nunca pudo entender al tercero. Pegó muletazos sin son ni son y mató de media trasera efectiva antes de un pinchazo. Se retiró en silencio. Con su segundo, pudiendo hacer la faena de su vida, dejó pasar su gran oportunidad al dejar ir a un gran toro que lo hubiese consagrado en esta plaza. Algo debe hacer. Podrían orientarlo para torear más al toro que al público. En ocasiones le funciona, pero cuando el toro le sale bravo, termina por perderse. Es el segundo, un buen toro que dejó ir por su falta de sitio, sin embargo tiene un gran carisma, que no le quita el cartel que goza. Necesita más argumentos taurinos para rodar entre aficionados y público. 

El jueves se anuncia un cartel económico de seis toreros con la confirmación de El Canelo. El domingo El Pana, Morante y Adame