Silveti dejó ir un gran triunfo

La historia se repite con Diego el hijo del llorado Rey David. Volvió a tener fortuna en el sorteo y dejó ir al gran toro “Mazapán” de Jaral de Peñas que recibió arrastre lento

Diego Silveti, torero mexicano
Diego Silveti, torero mexicano (EFE)

CIUDAD DE MÉXICO

6ª de Temporada. Monumental Plaza de Toros México. Media entrada en tarde agradable y nublada sin viento.

Juego del ganado queretano criado por la Familia Barroso en Tequisquiapan del encaste Parladé.  Seis toros muy bien presentados, hecho raro e insólito en esta plaza y más en esta temporada. Solamente funcionó el 3°. 1° noble y débil 2° se rajó 3° bueno y repetidor que recibió dignamente arrastre lento 4° ocasionó un tumbo y cambio de lidia 5° sin transmisión 6° débil.

El de Badajoz, Alejandro Talavante con su primero se vio elegante sobrio y muy discreto. Destacó por su temple. Pinchó y posteriormente pegó una estocada tendida que fue suficiente. Se retiró en silencio. En su segundo fue víctima de un penoso incidente, ya que su toro tumbo al picador y el caballo estuvo en el piso por más de 10 minutos hasta que a algún inteligente de la cuadra se le ocurrió quitarle la armadura, perdón el peto, y así el caballo pudo levantarse. El toro se resabió de tanto esperar y cambio de lidia. Talavante se vio apático y fue breve.

El adoptado por Aguascalientes Arturo Saldivar se vio muy voluntarioso toda la tarde pero su lote no funcionó. En su primero, destacó en banderillas Diego Martínez. Arturo, ante un animal ayuno de casta, se vio habilidoso dándole inteligentemente las tablas y así ligó muletazos más que una faena. Mató de entera tendida y el toro tardó en morir. También el puntillero falló. Tuvo leve petición de oreja la cual fue negada. En su segundo comenzó de rodillas mostrando otra vez mucha voluntad. Faena derechista donde el toro se terminó pronto. Mató de pinchazo y entera en buen sitio. Se retiró entra algunas palmas.

El guanajuatense Diego Silveti desafortunadamente no acaba por encontrar su rumbo. En su primero un toro que era bravo y repitió las veces que Diego le pidió, no le encontró el modo. Inclusive fue prendido en dos ocasiones por su falta de oficio, más no de entrega y valor. Pero no fue suficiente. El toro le exigía y Diego no terminó por dominarlo. Su faena fue realizada entre altibajos, y aunque llegó a pegar algunos buenos y hondos muletazos el toro se le fue para arriba dejando a Diego con un par de palizas y un mal sabor de boca. “Mazapán” era tan bravo que debió haberse ido al carnicero sin rabo. Con el estoque mató de entera y cortó una oreja. Dio vuelta entre división de opiniones. Con el que cerró plaza, un toro que se caía y embestía muy descompuesto. Diego no tuvo esta vez ninguna opción de triunfo y a pesar de ser el triunfador del festejo, el auténtico triunfador fue el gran toro “Mazapán”, que no fue ningún dulce, fue un bravo que exigió un toreo que desafortunadamente Diego no pudo ofrecerle.

La semana que entra veremos a Federico Pizarro, Octavio García “El Payo” y el triunfador Diego Urdiales quien sustituirá a José Mary Manzanares con ganado de Barralva, criado por los hermanos Álvarez Bilbao.