Merecida oreja de oro para Adame

El también confirmante potosino Fernando Labastida, fungiendo como padrino Cristian Aparicio. Tuvo una noche medianamente afortunada

Se corrió el primer jueves taurino de la temporada
Se corrió el primer jueves taurino de la temporada (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

 Monumental Plaza de Toros México. 1er jueves taurino nocturno. Noche fría con viento helado. Mejoró la entrada a la esperada. Se disputó la otrora famosa “Oreja de oro”. Evento a beneficio de la Asociación de Matadores de Toros y  Novillos. Suceso que hace doce años no se celebraba.

Juego de los toros de Monte Caldera anunciados con el apellido de sus criadores en San Luis Potosí: “Gómez Valle”, protestado de muy poca presencia. 1o se acabo pronto 2o despitorrado en un burladero por ser toreado desde el callejón. 2o bis De Los Ébanos manso corraleado que ocasionó un tumbo 3o débil que se creció 4o manso que derrotaba 5o Bravo 6o se quedó parado y pegaba arreones.

Confirmó alternativa el hidrocálido Gerardo Adame quien se vio muy puesto y entregado ante la cara del toro. Le fue difícil confiarse por el viento que lo molestó mucho. Mato de entera contraria y tuvo petición de oreja que fue negada. Saludó en el tercio. Bien podría este matador rematar una suplencia. Esta afinado con el toro.

El venezolano Leonardo Benítez banderilleó con más voluntad que acierto. Se vio muy animado. Cuando logró sujetar en la querencia a su huidizo reserva, le pegó unas buenas tandas por lado derecho, pero más se dedicó a perseguir al toro que torearlo. Mató de pinchazo que fue ahondado por su cuadrilla. Saludó en el tercio.

El también confirmante potosino Fernando Labastida, fungiendo como padrino Cristian Aparicio. Tuvo una noche medianamente afortunada. Su banderillero Cristhian Sánchez pegó el mejor par de lo que va de la incipiente temporada. Logró entender a su manso en turno con una faena aseada dónde logró sacar algunos pases con tirabuzón. Fue prendido sin consecuencias. Estuvo muy mal con los aceros y se retiró en silencio.

El capitalino Cristian Aparicio se vio voluntarioso y pegó algunos pases aislados con una muleta que tenía un esqueleto interno. Mató de entera tendida. Se retiró en silencio.

El guanajuatense Israel Téllez le echo mucha voluntad a un toro que le exigió sitio y poder. Recibió con buenas verónicas que prometían una faena. Trató de banderillear sin mucho acierto pero eso sí, con voluntad. De muleta no se entendieron toro ni torero. Israel no le encontró la distancia y el toro se acabó pronto. Escuchó un aviso.

Cerró plaza el tlaxcalteca Angelino de Arriaga a un toro sin locomoción. Destacó en banderillas su hermano Joaquín Angelino. El toro era un marmolillo que no caminaba. Se retiró en Silencio.

Noche larga y fría con viento que más que una oportunidad para toreros que no frecuentan carteles, los alejan de los ruedos por más decisión que mostraron. A pesar de que todos estuvieron voluntariosos, el ganado elegido no fue propicio ni en calidad ni en hechuras.

El próximo domingo veremos un cartel de extraña confección. La presentación de Diego Urdiales que en Europa enfrenta a los Miuras y toros de ese estilo y aquí lo anuncian con los Bernalditos. Acompañado por los dos Fermines: Rivera y Armillita IV.