¿Cuál es el conflicto entre el COM y la Conade?

Alfredo Castillo, presidente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deportes (Conade) y Carlos Padilla, líder del Comité Olímpico Mexicano sostienen una batalla donde peligra la participación de México como país en Río 2016


Carlos Padilla y Alfredo Castillo, titulares del COM y la Conade, respectivamente
Carlos Padilla y Alfredo Castillo, titulares del COM y la Conade, respectivamente (Mexsport)

Ciudad de México

Una pugna entre el gobierno federal y varias organizaciones deportivas nacionales escaló a un nuevo nivel el miércoles, cuando el presidente del Comité Olímpico Mexicano dijo que ha presentado una serie de evidencias en el nivel internacional, lo que podría derivar en sanciones para el país.

Incluso, el líder del COM Carlos Padilla Becerra advirtió sobre la posibilidad de que el Comité Olímpico Internacional (COI) desafilie a México, que no podría competir en los Juegos de Río 2016.

El COI no se ha pronunciado sobre el tema y, aún si detectara actos indebidos, tendría que dar varios pasos antes de imponer semejante sanción. Pero las declaraciones de Padilla Becerra pusieron de relieve un aumento de la tensión en el conflicto entre varias federaciones deportivas del país, que consideran violada su independencia, y un funcionario que ha manifestado dudas sobre la transparencia en esas organizaciones y que se considera colaborador muy cercano al mandatario Enrique Peña Nieto.

Dicho funcionario, Alfredo Castillo, fue nombrado en abril de este año director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deportes (Conade), y ha desconocido a los dirigentes de diez disciplinas olímpicas, entre ellas tiro con arco, boxeo, pesas y básquetbol. La Conade es un organismo del gobierno federal que controla los recursos económicos que se destinan a las federaciones.

Castillo tomó la medida tras considerar que los dirigentes de las federaciones no habían comprobado que hayan dado buen uso al dinero que recibieron.

Padilla Becerra dijo que sostuvo reuniones privadas con Castillo para buscar un acuerdo pero, al no conseguirlo, viajó a principios de este mes a Lausana, Suiza, para reunirse con Thomas Bach, presidente del COI, a quien le mostró documentos en los que se demostraría que Castillo y la Conade han intervenido en las federaciones.

La carta olímpica prohíbe a un gobierno intervenir en las federaciones deportivas que cuenten con reconocimiento internacional de organismos pertenecientes al COI.

"Para mí es importante el respeto irrestricto a la Carta Olímpica. La intromisión (de Conade) está documentada y Thomas Bach está informado de lo que sucede por la solicitud de desafiliación de algunas federaciones nacionales ante las federaciones internacionales", dijo Padilla Becerra en una rueda de prensa. "Lo único que hice fue a dar a conocer al COI los hechos".

El dirigente mexicano dijo que el organismo internacional se pronunciará sobre el tema después de la reunión del Comité Ejecutivo que se realizará en los primeros días de diciembre.

Antes de imponer castigos, el COI debería informar sobre la situación a Peña Nieto y a la Secretaría de Educación Pública, de la que depende la Conade.

Padilla Becerra avizoró que, en el peor escenario posible tras una desafiliación, los deportistas que ya están clasificados a Río 2016 competirían con la bandera del Comité Olímpico Internacional.

"Sería una tragedia que México no participe en Juegos Olímpicos como país, aunque yo espero que esto no se dé así", agregó el dirigente mexicano. "Estoy seguro que no va a ocurrir porque las altas autoridades de la República deben poner un freno para que nuestros atletas no compitan con la bandera blanca y que si se obtiene un oro se toque el Himno mexicano y no el Himno del Comité Olímpico Internacional. Espero que la sensatez y la cordura nos hagan salir adelante".

Por la noche, la CONADE emitió un comunicado, en el que Castillo aseguró que no permitirá que organismos internacionales ejerzan presiones para afectar el futuro de los deportistas mexicanos.

"Lo que está en juego no son unos Juegos Olímpicos, sino el futuro del deporte en este país", indicó Castillo, quien antes de ocupar su cargo fue comisionado del gobierno de Peña Nieto para la seguridad en el estado occidental de Michoacán. "Y los mercenarios solo pueden aludir al chantaje".

Los Juegos Olímpicos de Río se realizarán en agosto del próximo año. México ha participado ininterrumpidamente en 21 ediciones.

Pero Castillo insistió en que no puede utilizarse la Carta Olímpica para afectar el crecimiento del deporte de alto rendimiento en México.

"La Carta Olímpica es el mejor invento que se ha creado para evitar la fiscalización de recursos públicos y la evaluación de resultados", sentenció.