Rusia niega problemas de dopaje en el ciclismo

Desde que el atletismo ruso se ha visto envuelto en el escándalo del dopaje, todo el deporte en este país está en el ojo del huracán; la semana pasada se anunció que la ciclista Elena Brezhniva violó los criterios antidopaje 

Agencia Antidopaje Rusa
Agencia Antidopaje Rusa (Reuters)

MOSCÚ, Rusia

Pese a los dos casos positivos revelados la semana pasada, el ministro ruso de Deportes Vitali Mutko aseguró este lunes que el ciclismo de su país "no tiene ningún problema de ningún tipo" con el dopaje, en momentos en los que todo el deporte ruso está en el ojo del huracán.

"Confío plenamente en los atletas y los entrenadores" dijo Mutko a la agencia de prensa estatal TASS.

La Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA) anunció el pasado jueves una suspensión de cuatro años para la ciclista rusa Elena Brezhniva, doble campeona de Europa de velocidad por equipos, por "violaciones de los criterios antidopaje", sin ofrecer más detalles.

Brezhniva, de 26 años, fue campeona de Europa de Velocidad por equipos en 2013 y 2014, y subcampeona de Europa de keirin en 2014.

Al día siguiente, el equipo Katusha anunció la suspensión provisional del ciclista Eduard Vorganov, de 33 años, después de dar positivo por meldonium, una sustancia que solo fue incluida en el listado de productos dopantes hace poco más de un mes.

El corredor de 33 años se convierte en el segundo ciclista del Katusha en dar positivo en el último año, después de que el italiano Luca Paolini fue controlado positivo por cocaína en el pasado Tour de Francia.

Por estos casos, el equipo ruso Katusha, en el que corre, entre otros el español Joaquim 'Purito' Rodríguez, tres veces mejor corredor del año (2010, 2012 y 2013) y ganador de dos etapas en el pasado Tour de Francia, podría perder la licencia, con lo que no podría participar en carreras internacionales por un periodo entre 15 y 45 días.

El deporte ruso se encuentra en el punto de mira de las autoridades antidopaje después de que a principios de noviembre, una comisión de investigación lanzada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) publicase un informe que hablaba de un dopaje organizado en el atletismo ruso, en el que la RUSADA ayudó a disimular casos positivos de atletas rusos.

Este informe llevó a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) a suspender de toda competición a los atletas rusos, que no podrían participar en los Juegos de Rio si no se levanta el castigo.