A moverse sin parar

El Fitness Festival Reebok-Liverpool consistió en clases de acondicionamiento físico con un toque rosa en honor a la lucha contra el cáncer de mama

 

Carrera fitness Festival Reebok-Liverpool
Carrera fitness Festival Reebok-Liverpool (Iván López)

CIUDAD DE MÉXICO

Y la mejor parte se da cuando un caballero con su jersey de Terry Bradshaw es incapaz de seguir conteniéndose y salta desde su butaca a la pista  a bailar frenéticamente ante las sonrisas de toda la clase, en su mayoría mujeres que se desenvolvía siguiendo las instrucciones de sus cinco calificados instructores en el escenario principal. Una escena común en el Fitness Festival de Reebook-Liverpool que se llevó a cabo en la sucursal Polanco de la tienda.

“Sí está cansado”, explica una participante cuya playera rosa del evento dice Lluvia. “Algunos creen que esto es sencillo pero es un ejercicio físico muy demandante”, explica luego de una espectacular sesión de Body Attack que la deja desfalleciente pero atenta para recuperar el resuello y volverse a unir a esta auténtica fiesta del movimiento con no pocos espectadores observando..

Sin interrupción desde las siete de la mañana, hasta las tres de la tarde, los participantes se vieron sometidos a numerosas actividades físicas. Personas de todas las edades, desde adultos en plenitud hasta un simpático niñito con su playera de Angry Birds compartieron el escenario para de manera energética participar en las clases, sin parar, más que para recobrar el aliento.

“Es importante dejar de correr empíricamente, hay que tener un sistema, hay que prestar atención a nuestras pulsaciones, trabajar el lumbral láctico, en el momento en que podamos mejorar poco a poco nuestros tiempos”, comenta un instructor inmediatamente después de terminar la agitada sección de movimiento a ritmo de baile.

De eso se trata el Festival Fitness de Reebok-Liverpool, de una serie de actividades relacionadas con la práctica de una actividad física, de cómo el easy run se puede incorporar a cada una de las actividades cotidianas de una persona y un estilo de vida sano que incluye la activación física en su día a día, lleva a una dieta adecuada y a una mejor calidad de vida.

“Hay que saber modificar el sistema aeróbico”, enseña. Como el caso de un corredor de medio maratón, que le pregunta al instructor cómo bajar su récord personal en los 21 kilómetros. El instructor entonces le comenta que paralelo a su entrenamiento habitual debe también formar músculo y el maratonista asiente sorprendido.

Con esa combinación de clases y el movimiento frenético de los asistentes levantarse a mover el cuerpo para combatir el terrible frío matinal de un domingo, la buena vibra es el arma del Festival Fitness, el sentirse bien mientras se realiza una actividad física, se baila y se combina todo con la convivencia con el otro.

Luego una clase de Body Attack, Body Jam, Body Combat luego otra plática para despedirse con un concierto en una jornada que también tuvo un fin benéfico, ya que en realidad el Fitness Festival es el colofón de la campaña en favor a la lucha contra el cáncer de mama en el que tanto Reebok como Liverpool, haciendo honor al tema de colores rosas de la campaña mundial, recaudó fondos para continuar el combate contra esta enfermedad que año con año cobra muchas vidas.