Caos en la delegación australiana en Mancomunidad

Un halterista australiano fue sentenciado luego de darle un cabezazo a otro competidor en la villa para atletas

Boxeadora de la delegación de Australia
Boxeadora de la delegación de Australia (Reuters)

GLASGOW, Escocia

Un halterista australiano, ganador de medalla, fue sentenciado el jueves luego de darle un cabezazo a otro competidor en la villa para atletas, mientras que el entrenador de atletismo de Australia fue enviado a casa luego de criticar a la estrella de su equipo en los Juegos de la Mancomunidad.

Australia ha liderado el medallero en los Juegos de la Mancomunidad desde 1990, pero cayó detrás de Inglaterra por 41 a 35 en los oros. Y con el final de la competencia el domingo, luce complicado que se alteren las posiciones, luego de que la natación, donde Australia sumó 19 de los 44 oros en disputa, ya finalizó.

Los reflectores australianos pasaron de las sedes a la Corte del Alguacil de Glasgow, donde el levantador de pesas Francois Etoundi se declaró culpable de agredir a su contraparte galés Gareth Evans el miércoles en el comedor de la villa, rompiéndole la nariz.

Etoundi, nacido en Camerún, ganó el bronce en la división de 77 kilogramos (170 libras) el domingo, y fue sentenciado a pagar 400 libras (675 dólares) a Evans como compensación. El incidente ocurrió tras un intercambio verbal en relación a la novia de Evans, quien terminó en el quinto sitio en la división de 62 kilogramos (137 libras).

"Tu comportamiento daña el concepto de amistad de estos juegos de los que estamos orgulloso de albergar en Glasgow", dijo el alcalde Andrew Cubie a Etoundi. "Mucha gente no tiene el talento o las oportunidades, o el apoyo que tú tienes, y sin embargo, has escogido involucrar a la ley en la villa de los Juegos de la Mancomunidad. y todo por una chica".

Etoundi podría encarar una sanción deportiva en Australia, a donde volverá de inmediato.

"Está muy, muy decepcionado con la situación", dijo el abogado de Etoundi, David Hunter. "El brillo de su medalla ha quedado opacado".

En un tumultuoso día para Australia, los oficiales también tuvieron que lidiar con problemas en el equipo de atletismo. Eric Hollinsworth, entrenador del equipo, fue ordenado para salir rumbo a Australia de inmediato como castigo por dar a conocer un comunicado no autorizado en el que critica a la campeona olímpica de obstáculos, Sally Pearson, por no acudir a los campos de entrenamiento del equipo previos a la competencia de Glasgow.