Brasil, sin apoyo para el deporte y al Down

La delegación brasileña viajó a Morelia para estar en el VII Campeonato de la especialidad, donde obtuvo el tercer lugar en el medallero

Brasil, sin ayuda al deporte y al Down
Brasil, sin ayuda al deporte y al Down (Alejandra García)

Ciudad de México

Brasil se ha consolidado como uno país que desarrolla y exporta grandes futbolistas; a lo largo de la historia, los nombres de Pelé, Roberto Carlos, Ronaldo o Ronaldinho han dejado huella en cada campo que pisaron.

Pero dentro del país amazónico existen múltiples disciplinas, los cuales no son apoyados, ya que el 100% del sustento es para el futbol.

A pesar de que existan muchas dificultades para que los demás deportes crezcan, las ganas de los competidores han sido la base para que sobrevivan. La natación y el Síndrome de Down han logrado mantenerse debido al patrocinio de los padres de familia.

En Brasil no existe una selección de natación de la especialidad como tal; un grupo de jóvenes, y diferentes entrenadores, se juntaron en Río de Janeiro para formar al representativo de su país en el VII Campeonato Mundial de Natación.

"Para mí es una satisfacción, yo creo que en Brasil es muy difícil practicar algún otro deporte que no sea futbol; a veces hay quienes dejan de entrenar porque no hay apoyo", comentó Roberto Carlos de Counto, entrenador de la delegación brasileña.

A pesar de las dificultades que viven en el estado del Cono Sur, para Counto, quien lleva 23 años en el equipo, es una satisfacción entrenar con este tipo de jóvenes.

"Lo hago con mucho placer, con mucho agrado y sobretodo ver los logros que ellos van teniendo es un pago para nosotros".

El conjunto ha sobrevivido al apoyo económico de los padres, quienes buscan que sus hijos logren lo que más quieren, estar en un campeonato, como el celebrado en Morelia; disfrutar y conocer diferentes culturas.

En Brasil, la sociedad ve a los niños con Down igual a ellos, hay más espacios para desenvolverse y cada vez existe mayor aceptación; ellos se han convertido en el motor de muchos para practicar algún deporte.

En este equipo ha habido gente que ha desistido y dejado, debido a que no tienen los recursos necesarios para continuar.

"Tuvimos una atleta que fue finalista en el Mundial pasado (Loano, Italia), pero que ahora no está aquí porque sus papás no tuvieron los medios económicos para que pudiera venir".

EL DOWN, CON VISTA A LOS PARALÍMPICOS

Aunque se ha descartado que en Río 2016 se integre el Síndrome de Down en las competencias de los Paralímpicos, no se ha perdido la esperanza que dentro de 6 años (Tokio 2020) se logré por primera vez.

"A mí me encantaría que el Síndrome de Down estuviera en los Paralímpicos, pero como hay peleas y desacuerdos políticos grandes se ha dejado de lado, y aún no se ha confirmado nada", finalizó Roberto.