Atlas, candil de la calle, oscuridad en la casa

Los problemas de descenso obligaron a la directiva a echar mano de gente extranjera y experimentada en esos puestos.

Guadalajara

Al mismo tiempo que Atlas ostenta la segunda peor zaga del Apertura 2013, con 24 goles en contra, la base defensiva con la que la Selección Mexicana enfrentará hoy a Costa Rica es de extracción rojinegra.

Parece incongruente que el equipo que formó a Rafael Márquez, Hugo Ayala y Jorge Torres Nilo, hoy sufra y reciba un promedio de 1.84 goles por encuentro, cuando en su momento llegó a ser la mejor defensa del país.

Lo más preocupante, es que en este momento no se vislumbra en la cantera el surgimiento de un hombre con la calidad y futbol como el que poseen los tres seleccionados nacionales.

Los problemas de descenso obligaron a la directiva a echar mano de gente extranjera y experimentada en esos puestos. La llegada de Facundo Erpen y Leandro Cufré dieron solidez a los Zorros, pero al mismo tiempo han tapado la salida de jóvenes defensores.

Desde la partida de Hugo Ayala y Jorge Torres Nilo a Tigres en el Apertura 2010, varios jóvenes han desfilado y fracasado en su intento de consolidarse en la oncena titular atlista.

Desde su aparición en el Clausura 2008, Néstor Vicente Vidrio pintaba para ser figura rojinegra, pero sus bajas de juego aunado a una sonada indisciplina en Quito con el Tri, le impidieron ser referente. Jugó con los Zorros 84 juegos y fue Juan Carlos Chávez el que marcó su salida del club para el Clausura 2012.

Con Carlos Ischia en el banquillo, Guillermo Martín hizo su debut en el máximo circuito. Se hablaban buenas cosas de él en fuerzas básicas, sin embargo, una expulsión en su primer partido con los Zorros, provocó que fuera saltado en el proceso por Hugo Rodríguez. De la mano de Tomás Boy tuvo gran actividad pero como lateral derecho.

El caso más cercano a la consolidación en Primera División fue el de Hugo Isaac Rodríguez. Desde su debut mostró seguridad, inteligencia y gran manejo de pelota. Poco a poco fue ganando minutos, y fue en el 2011 y el primer semestre del 2012 que se convirtió en titular indiscutible de los Zorros. Tras 51 juego como rojinegro, fue vendido a Tigres donde ha jugado seis partidos en los últimas dos campañas.

Luis Ramos se perfilaba como el sustituto natural de Hugo Isaac Rodríguez, pero rotura de ligamentos en ambas rodillas lo marginó por un año de las canchas; cuando parecía que pelearía por un puesto titular, un nuevo problema en su rodilla lo llevó al quirófano a principio de este torneo. Hasta el momento acumula nueve juegos y 675 minutos con el primer equipo.

Desde que levantó el título mundial sub 17, Antonio Briseño fue considerado la nueva joya rojinegra, e incluso fue señalado por algunos técnicos de fuerzas básicas como el próximo Rafael Márquez.

Pero sus constantes llamados a selección mexicana le han impedido al [i]Pollo[/i] ganarse la confianza de técnicos como Juan Carlos Chávez, Tomás Boy y Omar Asad. Con ocho juegos en el máximo circuito, se rumora que podría seguir los pasos de Hugo Ayala, Jorge Torres Nilo y Hugo Rodríguez en Tigres.