Ataque quirúrgico de El Chueco

El colorado de Cuadra Uncle Epep reservó lo mejor para la escaramuza de los últimos metros rescatando una gran victoria en el XIV Gran Premio Longines Handicap

Ataque quirúrgico de El Chueco
Ataque quirúrgico de El Chueco

Ciudad de México

En el inicio de la recta final parecía que todos tenían oportunidad, luego el más vivillo resultó el ganador. El Chueco, cuatroañal de Cuadra Uncle Epep se llevó el XIV Gran Premio Longines Handicap, marcado en el calendario oficial como el último clásico de la campaña 2013 del Hipódromo de Las Américas.

El entrenado por Ariel Ruiz Soto recorrió la milla un octavo en tiempo final de un minuto, 55 segundos dos quintos para ganar su segundo primero de la temporada. En el proceso batió a Willy, fuerte favorito de Rancho Pozo De Luna, la cuadra del padre de Ariel, Arturo Ruiz García.

Fue una carrera difícil de describir, emocionante desde el principio.

Fue el jockey Silvino  Morales Silva quien llevó al hijo de Ashoka en Haloretta al fragor de la batalla cuando el cerco de cuerpos luchaba por cerrarse con la meta a la vista. Xonaca se lanzó con todo sobre la primera recta y con hambre devoró también la primera curva en punta recibiendo el asedio de Epifanio al pasar el primer cuarto en punta en 23.2 segundos.

La batalla por alcanzarle era álgida, pero la de Racing Corporation, llevando a Enrique González en las bridas, logró ingresar a recta interior en cabeza, aunque intercambiando el puesto de honor con Horizonte, el ganador del Handicap de Las Américas en 2012.
 
Pero Xonaca aguantó el ataque una y otra vez, con ambos corceles disputando la entrada a la curva final con gran ímpetu (quizás demasiado). Pasan los tres cuartos en un minuto, trece segundos, dos quintos, y ahora sí la persistente puntera quiere descollar, solo que se alinean sus rivales por todo lo ancho de la pista y el plan de escape naufragó.

Nueve de los diez buscan pasar el embudo y parece que todos tendrán una gran oportunidad de terminar la noche en grande. Ahora Xonaca y Horizonte comienzan a ser abrumados por la persistente compañía a sus flancos, y la puntera abre mucho en la salida de la curva, suma a sus calamidades.

Por el riel hay otro visitante que ya le iguala el paso y por su derecha amenazan El Indu y Ketal, anticipando otro gran desenlace, como en las pasadas dos carreras entre estos ejemplares, en que El Indu se había impuesto al duro de Vivian.

Minuto y 37 segundos, Xonaca ha dejado la punta, el trote es monstruoso y le es imposible seguirles el paso, se demora y se resigna al potencial cuarto puesto.

Y El Chueco, El Indú y Ketal pelean la posición de honor en el cierre de la carrera. El cuatroañero se sube, parece Silvino Morales un capitán guiando a su nave. Ketal se lanza por todo y parece que si hubiera poseído por lo menos unos dos segundos más lo hubiera conseguido. Pero desterrando los hubieras del mundo, El Chueco pasa por el plano de meta tomando una carrera en que ni siquiera estaba invitado a figurar.