Saldívar y Talavante triunfan

El español Alejandro Talavante se topó con dos toros descastados. Su primero se pegó un fuerte golpe al rematar en un burladero. Tal vez hubiese sido toreable, pero fue un desastre

Arturo Saldívar, torero
Arturo Saldívar, torero (EFE)

CIUDAD DE MÉXICO

Se dio la tercera corrida de la temporada en la Plaza México. Mala entrada, sobre todo siendo la temporada grande es preocupante que el público no asista con carteles buenos y tras los triunfos de Castella y El Payo. ¿Qué está pasando? ¿Falta de promoción? La empresa debe de hacer un cambio en su estrategia para atraer la atención. En este tercer domingo, se lidió una corrida de Pepe Marrón, descastada, deslucida y chica, con un buen toro que salió en sexto lugar. Se lidiaron ocho toros, pues hubo dos regalos, uno de Marrón, más de lo mismo, y uno de Campo Real, muy bien presentado, como debe de ser el toro de La México.

Arturo Saldívar se rencontró con el triunfo y con él mismo. Su primer toro no le dio opción a nada, con el sexto realizó una faena muy buena. Se gustó mucho toreando con arte, muy entregado en toda la faena con mucha torería. El público siempre estuvo con él. Mató de estocada desprendida, el juez le dio dos orejas que el público protestó. Salió por la puerta grande y dejó un grato sabor para su próxima actuación en esta plaza.

El español Alejandro Talavante se topó con dos toros descastados. Su primero se pegó un fuerte golpe al rematar en un burladero. Tal vez hubiese sido toreable, pero fue un desastre. Tuvo que regalar un toro de Campo Real, del Chino Gómez, que resultó muy bueno y con una lenta embestida. El toro se encontró con un gran torero y se unió el temple con el temple. Vimos una faena a cámara lenta, con muletazos por ambos lados y con adornos de buen gusto que calaron en el público. Ésta es la mejor actuación de Talavante en Plaza México. Mató de pinchazo y estocada, cortó dos orejas protestadas que entregó a su banderillero por respeto al público. Salió por una merecida puerta grande. Qué bonito es ver torear tan despacio.

Arturo Macías no tuvo suerte en ninguno de sus tres toros. Imposible triunfar ante esto, dejó sus ganas de triunfo, pero cuando no puede ser, no puede ser y además es imposible. Será en otra ocasión.

Sucesos: Una tarde sin aire y sin frío. En tres tardes llevamos 4 puertas grandes. El domingo, El Pirata Juan José Padilla, Fermín Rivera y José Mauricio. Toros de Villa Carmela. Como aquí dijimos, El Payo está en la cumbre. Ha salido en hombros en todas las plazas más importantes de provincia. Enhorabuena matador. Hasta el lunes.