Cuatro benévolas orejas

3a de Temporada. Monumental Plaza de Toros México. Tarde muy larga que terminó con mucho frío y viento. Cartel hispano mexicano que atrajo menos de media entrada.

Otra corrida en la temporada grande de la Plaza de Toros México
Otra corrida en la temporada grande de la Plaza de Toros México (Daniela Magdaleno)

CIUDAD DE MÉXICO

Lucidas faenas a hombros de Saldivar y Talavante premiadas en exceso por el Juez Gilberto Ruiz Torres quien se cargó la tarde en sus complacencias e ineficacias. Macías no tuvo oportunidad de lucir.

3a de Temporada. Monumental Plaza de Toros México. Tarde muy larga que terminó con mucho frío y viento. Cartel hispano mexicano que atrajo menos de media entrada.

Ganado Guanajuatense de muy escasa presencia, apenas picado de Don Pepe Marrón. 1o acochinado y débil. 2o lastimado cuando fue estrellado en el burladero de matadores. 3o complicado. 4o no valorado y fuertemente pitado por su presencia. 5o con mas caja y también muy soso. 6o el único rescatable del infumable encierro. 7o también de Marrón áspero. 8o de Campo Real, el único con trapío de toda la corrida. Bravo que caminó y permitió el lucimiento.

Abrió plaza el hidrocálido Arturo Macías quien se mostró solvente con la capa en un quite después de un discreto puyazo. Toreó formal y sin aspavientos a un débil y noble que le pesaron los kilos. Mató de entera trasera tendida que tardó en doblar y le fue suficiente para saludar en los medios. Con el cuarto, trató de agradar pero fue totalmente desvalorado por el enfado del público debido al poco trapío que presentó su bicho en turno. Al sobrero que regaló, poco le pudo hacer Macías por la aspereza pues éste se quedaba corto y embestía con la cara arriba. El juez le perdonó un aviso en una faena larguísima y sin estructura. Mató de entera trasera efectiva- Se retiró entre ovación.

El extremeño Alejandro Talavante nos mostró las excelencias que le deja hacer el toro mexicano al manejar con maestría su capote. Posteriormente su peón de confianza le estrelló el toro en un burladero por lo que le desanimó a brindarlo al público. El toro quedó descoordinado del golpazo y embistió con mucha debilidad dando al traste su lidia. Mató como pudo y se retiró enfurecido a la barrera. Con el quinto, que era un soso de escándalo, Talavante le puso mucha voluntad pero lo descastado del toro de Marrón le impidió lucir. Se retiró en silencio. En el 8º, segundo sobrero. Que terminó por cerrar plaza, Talavante inició de rodillas para la delicia del villamelonaje y ya de pie, tuvo chispazos de verdadero arte y temple que pusieron a toda la plaza en ebullición. Cortó dos excesivas orejas.

El de Teocaltiche, avecindado en Aguascalientes no le encontró la brújula a su descastado en turno aunado a que pasó fatigas con los aceros. Se retiró en silencio. Con el que debiera haber cerrado plaza pero no fue así, por los dos de regalo posteriores;  Arturo entendió muy bien al de Marrón que metió la cabeza en un inicio permitiéndole pegar tandas muy lucidas de correctas maneras. El toro empezó a sosear y Saldivar supo aguantarlo y entenderlo. Lo mató de una entera trasera y el Juez le concedió dos orejas un tanto reclamadas por la mayoría.

La semana que entra vienen el Andaluz Padilla, Fermín Rivera y el capitalino José Mauricio con un encierro de Villa Carmela