Viven noche extrema con Artes Marciales Mixtas

En el Coliseo Centenario de Torreón empataron los de la contienda estelar, Alejandro “Greco” Báez y Ramón “Tyson” Grano, por lo que el campeonato unificado se queda sin decisión.

La función dejó satisfecho al público y para septiembre se tiene programada otra serie de peleas.
La función dejó satisfecho al público y para septiembre se tiene programada otra serie de peleas. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Una explosiva noche se vivió este vienes en el Coliseo Centenario de Torreón con el espectáculo de Artes Marciales Mixtas, donde empataron los de la contienda estelar, Alejandro “Greco” Báez y Ramón “Tyson” Grano, por lo que el campeonato unificado se queda sin decisión.

Tras 5 asaltos, los jueces marcaron 48-48, 46-49 y 48- 47, decretando empate dividido. La pelea estelar no fue lo esperado, pero las de respaldo, prendieron al público que realizó una buena entrada.

Debido al éxito obtenido, la empresa responsable de la organización tiene planeado el próximo evento de artes marciales mixtas en septiembre próximo.

Por la unificación del título de Combate Extremo, se enfrentaron en la estelar el de Chihuahua, Ramón “Tyson” Grano y el regio Alejandro “Greco” Báez, pelea programado a 5 asaltos.

El primer asalto fue de mero estudio, salvo una buena patada a las zonas blandas de “Tyson”. Luego de eso se fueron a la lona donde “Greco” sacó ventaja, la afición se desesperaba, quería golpes al por mayor.

Apenas iniciando el segundo, derechazo a la mandíbula del “Tyson”, puso mal a Greco, quien tras tambalearse llevó el combate a la lona. Seguían sin explotar su potencial. Abucheos.

El tercero siguió por el mismo rumbo, mucho ruido y pocas nueces. El cuarto, pocos chispazos, no entraban de lleno al intercambio de golpes.

Fue hasta el quinto round cuando inició la acción, ambos se dieron con todo en pos del triunfo. Llevaron la pelea a la lona, constantes agarres y golpes, pero sin hacer mella en el rival. Derechazo al rostro de “Tyson” y Greco ya sangraba. Los dos ya disminuidos en lo físico, lanzaban golpes al azar.

Decepcionó la pelea semiestelar entre el lagunero Jimmy “Kamikaze” Del Prado y Germán Estrada, quienes se cuidaron mucho de tirar golpes, llevando la pelea a la lona, lo que despertó la desesperación del público. La decisión de los jueces fue para el de Torreón, pero sin convencer.

La pelea más explosiva y emotiva de la noche la protagonizaron el de Torreón, Karim “Vikingo” Gidi y el queretano Ángel “Pastel” Pérez. Apenas en el primer asalto, no se guardaron nada, el público de inmediato se prendió con la pelea.

Fue el foráneo el que más golpes conectó, pero el lagunero era más efectivo, castigando la pierna del oponente y lazando volados.

El segundo asalto fue el más emotivo, un golpe de Gidi cimbraba la humanidad del queretano, quien empezó a sangrar de la nariz. Los golpes del “Pastel” impactaban fácilmente en el rostro de Gidi, quien estaba totalmente ensangrentado.

En el tercero, ambos muy disminuidos en lo físico, pero terminaron de pie el combate, por lo que fueron los jueces quienes decidieron.

El primer juez marcó 29-29, el segundo 29-27 a favor de Pérez y el tercero 29-28 para Gidi, decretándose empate dividido, la afición aplaudió de pie a ambos gladiadores.

Por su parte, a Luis Caballero de Laredo le bastó un round para acabar con Raúl Montemayor. Dos caídas pronosticaron el desenlace, nocaut efectivo, Montemayor quedó noqueado tras una andanada de golpes en la lona y salió en camilla del recinto.

Por su parte el regiomontano Abraham Canavati, noqueó en el segundo round a Diego Esparza de Torreón, quien tras estar en la lona y recibir una lluvia de puñetazos, intervino el tercero en la superficie para decretar el nocaut técnico.

El torreonense Joaquín “Bomba” Cervantes del gimnasio Pitbulls, le bastaron unos segundos para terminar con el regio Raúl Sánchez Sierra, quien no supo por donde le pegaban, interviniendo el referee para pelear el combate a los 42 segundos.  

Empataron los de la contienda estelar, Alejandro “Greco” Báez y Ramón “Tyson” Grano. Tras 5 asaltos, los jueces marcaron 48-48, 46-49 y 48- 47.

Max Treviño de Laredo, Texas, liquidó en el primer asalto al local Jaime “Kimbo” Torres, quien en la lona, no pudo con la lluvia de puñetazos, interviniendo el tercero en la superficie al minuto y 42 segundos.

Una pelea muy pareja protagonizaron el de Torreón, Andrés “Espartano” Del Prado y Erik Pérez de Chihuahua. El segundo usó su mayor experiencia en llaves al cuello y brazo, pero el lagunero salió bien librado, la pelea se llevó en gran parte en los tres asaltos en la lona, finalmente la decisión fue para el de Torreón, quien mostró mejor técnica, 27-30, 27-30 y 28-29.

El regio Kike González venció por sumisión al lagunero Javier Reyes, apenas unos segundos del primer asalto.

Mientras que Alexander Galeano de Monterrey y Gustavo Serna, protagonizaron una encarnizada batalla. Ambos sangrando y disminuidos, terminaron los tres rounds.