Tarde entre altibajos

Terminó la temporada con una tarde parecida a lo que fue toda ella; un auténtico fracaso. Encierro bien presentado de Monte Caldera que fue disparejo e incierto

Se corrió la última corrida de la Temporada en la Plaza de Toros México
Se corrió la última corrida de la Temporada en la Plaza de Toros México (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

Juego de los toros: 1° Noble que se acabó pronto. 2° Áspero que se rajó 3° duramente picado que  paró 4° Bueno desaprovechado 5° Noble rajado 6° Malo, sin trapío 7° Feo de hechuras y comportamiento.

18ª Corrida de Temporada. Escasa entrada. La empresa debería reflexionar si le es conveniente seguir en este negocio donde hay más vacío que asistencia.

Agradable tarde apacible sin viento donde inicialmente se había anunciado al Rejoneador  Pablo Hermoso de Mendoza esperando un lleno en el numerado y la empresa terminó por presentar a tres toreros que poco interesaron. Siete toros potosinos de Monte Caldera, desconocido para la mayoría de los asistentes en los que hubo desde el bueno hasta el muy malo.

El tlaxcalteca José Luis Angelino pechó con el mejor lote. Enfrentó a su primero; un noble que se le fue acabando el gas, pues aparte de ser duramente picado, fue banderilleado por José Luis destacando solamente en el tercer par. Toro y torero se fueron a menos aunado a que su matador estuvo muy mal con los estoques. Se retiró al burladero en silencio. Con su segundo ante otro toro que merecía más, Angelino pegó pases aislados pero nunca pudo estructurar una faena, lamentablemente se mostró fuera de sitio.

El capitalino José Mauricio lidió con mucha clase y sitio a su primero. Le sacó el fondo a pesar de que el toro era muy áspero. Logró algunas tandas de calidad pero desafortunadamente se le fue abajo la mano matando fatal pero muy efectivo. Discretamente se retiro a su burladero sin hacer falso alarde. Con su segundo pegó un gran quite por fregolinas que marcaron su paso en esta temporada. De muleta logró pegar algunos pases de calidad sin comunicar al tendido. Prolongó su faena y pasó fatigas con los aceros. Escuchó un aviso. Regaló un sobrero a quien le plantó cara a un toro que no merecía más que ser lidiado por la cara, sin embargo, Mauricio le puso empeño a un animal que no merecía nada más. Pasó penas nuevamente con los aceros, hasta pegar una entera caída sin antes escuchar un aviso.

El de Chihuahua, Antonio García, un lidiador que comunica a la multitud  más de lo que torea, posición que es muy agradecida por las mayorías. Ante su primero se sintió muy a gusto con el capote y banderillas, hizo la delicia de los escasos asistentes destacando su valor y buena condición física, caminando hacia atrás al poner banderillas. Su picador, Eduardo Rivera le dio un castigo innecesario que lo dejó sin fuerza para el último tercio, echándole la cara por delante, sin opción alguna para lucir. Los picadores actualmente no se dan cuenta que ellos mismos pueden perder hasta su trabajo irrumpiendo las fundamentales reglas de la suerte de varas. El Chihuahua estuvo mal con el estoque y escuchó un aviso. Ante su segundo estuvo en el mismo tono, con mucha comunicación hacia el público pero con ayuno de fondo y estructura en sus faenas. Terminó como pudo, sin embargo puede ser programado para rematar algún cartel de postín.

Cabe comentar que se suscitó un desagradable enfrentamiento verbal entre El Chihuahua y Angelino, ya que José Luis lo invitó a banderillear y le dio el par por la espalda lo que molestó al norteño. Posteriormente Angelino le dio un beso en la mejilla lo que encrespó los ánimos. Hubo una serie de insultos que terminó afortunadamente sólo en empujones al reencontrarse en el burladero de matadores.

Concluye la temporada en la que vimos solamente un par de faenas que recordaremos, contados toros buenos y muy poco que cosechar.

La temporada “grande” 2014-2015 quedará en el olvido.