Anderson completa barrida de EEUU en slopestyle

Con una impecable ejecución en la final de la prueba de mujeres, Anderson se consagró campeona al día siguiente que su compatriota Sage Kotsenburg atrapó la medalla de oro en la rama masculina

Jamie Anderson
Jamie Anderson (Reuters)

SOCHI, Rusia

Jamie Anderson completó el domingo una barrida de Estados Unidos de las medallas del slopestyle, la modalidad del snowboard que debutó en el programa de los Juegos Olímpicos de Invierno, mientras que Jenny Jones se llevó el bronce para darle a Gran Bretaña su primera presea en una competencia en nieve.

Con una impecable ejecución en la final de la prueba de mujeres, Anderson se consagró campeona al día siguiente que su compatriota Sage Kotsenburg atrapó la medalla de oro en la rama masculina.

Anderson lució relajada en todo momento. Mientras algunas de sus rivales sufrían para conseguir el tiempo necesario en el aire para dar los saltos y acrobacias que son necesarios para impresionar a los jueces, Anderson (95.25 puntos) flotó a gusto en un día nublado en las montañas de Sochi.

"Traté de estar calmada y controlando mi energía", dijo Anderson. "Aunque es otra competencia, la trascendencia y circunstancias que la rodean provocan que la adrenalina esté al tope".

La medalla de plata quedó en manos de la finlandesa Enni Rukajarvi (92.50).

Jones, de 33 años y ex mucama de un centro vacacional de esquí, logró una medalla histórica para el deporte de invierno británico. Alain Baxter hubiese sido el primer británico en colgarse una presea en nieve al quedar tercer en el eslalon en Salt Lake City, pero le despojaron el bronce por dopaje.

Jones (87.25) creció en el suroeste de Inglaterra, donde sus primeras lecciones fueron en tierra seca. Aunque la geografía de su país no es la propicia para un deporte como este, Gran Bretaña cuenta con una generación de talentosos snowboarders. Jamie Nicholls y Billy Morgan, amigos de Jones, avanzaron a la final de la competencia masculina.

"No somos un países con montañas", dijo Jones. "Pero tenemos un número cada vez mayor de snowboarders ingleses".

Muchas de las competidores sufrieron con el escenario, algunas diciendo que era enorme para las mujeres.

Una de ellas, la checa Sarka Pancochova, sufrió un feo percance en el que rompió su casco el caerse durante su segunda manga por la montaña. Quedó tirada en la nieve, sin poder moverse, durante un minuto hasta que pudo reincorporarse.