Ana Beatriz Olivan Olvera: cara nueva, mismo éxito

La mexiquense debutó a los 18 años en la selección mayor ganando medallas; de paso, confirma el buen trabajo en juveniles para que México continúe como potencia del TKD

Ana Beatriz Olivan Olvera
Ana Beatriz Olivan Olvera (Mexsport)

Ciudad de México

La cantera sigue produciendo y el taekwondo mexicano no pierde poder en la selección mayor, gracias a la constante llegada de nuevos valores que ayudan a que México se mantenga como una de las potencias en esta disciplina. Ana Olivan es un ejemplo de ello, luego que subió al primer equipo y tuvo sus primeras apariciones en este 2014 logrando subirse al podio en competencias importantes.

Una medalla de bronce en el Campeonato Panamericano de Aguascalientes, una de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz y la dorada en el Abierto Panamericano de Oregon, todas en la categoría de menos de 46 kilos, son los resultados que la mexiquense acumuló en este año para colocarse en el lugar 14 del mundo.

Aunque aparece como una de las estrellas del futuro, la atleta de 18 años de edad es consciente de que en este ciclo es muy difícil cumplir el sueño de ir a unos Juegos Olímpicos, ya que en la categoría olímpica de menos de 49 kilos ocupa en estos momentos el lugar 40, mientras Itzel Manjarrez está situada en el sexto sitio. Con ello, su objetivo actualmente, además de adquirir aprendizaje, es lograr puntos en este ciclo para que en la siguiente etapa, que culmina en Tokio 2020, pueda ser ella quien represente a México en una justa olímpica.

¿Cuál fue la clave para que tuvieras un buen debut ya con la selección mayor?

Entrenar duro día con día y eso se ve reflejado luego de que en 2012 llegué a la selección juvenil y después de dos años se me da la oportunidad de estar en la mayor. También es importante que no me he intimidado ante las rivales que me encontrado en cada una de las competencias, por ejemplo, ahora en Oregon me tocó pelear contra la primera del ranking mundial de mi peso, es una canadiense, y no fue una pelea muy fácil, pero con inteligencia y estrategia pude ganarle en la final y sacar el triunfo en el evento panamericano.

¿Sientes que este ciclo será de aprendizaje o podrías realmente aspirar a llegar a Brasil 2016?

Este ciclo es de aprendizaje porque mis compañeras van mejor clasificadas y ahora eso me impediría llegar a ese sueño, además de que acabó de llegar a la selección mayor. Me considero una fuerte promesa para el taekwondo mexicano, pero debo ir paso a paso y espero con el tiempo lograr mis objetivos, donde a corto plazo sería conseguir mi lugar en la selección dentro de mi categoría; a mediano, ir al Mundial en Rusia, y a largo, buscar mis puntos para subir en el ranking y llegar a unos Juegos Olímpicos, los cuales podrían ser en 2020.

¿Qué tan difícil ha sido para ti llegar a este nivel competitivo?

Ha sido complicado porque soy un poco bajita y hay veces que he enfrentado a rivales con mayor estatura, pero he trabajado mucho en eso para manejar la distancia de la patada para defender y atacar. Además, es difícil estar en esta categoría, ya que para cada competencia tengo que bajar de cinco a siete kilos.

También, ahora que llegué a la selección mayor he sentido el año muy pesado porque he tenido varias competencias muy seguidas aunque ha sido bueno ya que he subido bastantes lugares en la clasificación mundial.

¿Qué sientes que te hace falta para mejorar en tu nivel competitivo?

Voy bien en el trabajo que hecho para lograr lo que hasta ahora he obtenido. Solo sé que no debo aflojar el paso o confiarme, ya que las juveniles van subiendo cada vez más de nivel, por ejemplo, yo vine a quitarle el puesto a una más grande, entonces debo seguir así si no quiero que me pasen a segundo plano. Incluso para darle más tiempo al taekwondo estoy estudiando en línea la carrera en la Universidad Autónoma de Nuevo León.