Una lucha por su sueño

A pesar de que no creían en él debido a los resultados conseguidos durante este ciclo olímpico, el deportista mexicano confió en sí mismo y ya tiene el boleto a río de janeiro 2016


Alfonso Leyva (izquierda) durante los Panamericanos de Toronto 2015
Alfonso Leyva (izquierda) durante los Panamericanos de Toronto 2015 (Mexsport)

Ciudad de México

L os Ángeles 1984 ha sido la única cita en que la lucha mexicana ha logrado subir al podio en unos Juegos Olímpicos, luego de la plata conseguida por Daniel Aceves. Después de ello, los nacionales que han participado no han estado ni dentro de los primeros ocho.

 Para la justa de Río de Janeiro 2016, la esperanza está puesta en Alfonso Leyva, quien a sus 23 años logró la clasificación en el Preolímpico de Frisco, Texas, en la categoría de menos de 85 kilos, estilo grecorromano.

El jalisciense cuenta que no le daban muchas esperanzas de lograr la plaza, luego de no obtener, por diversas circunstancias, ninguna medalla en los eventos importantes de este ciclo olímpico, como son los Centroamericanos y Panamericanos; sin embargo, el atleta no se dio por vencido y continuó luchando por su sueño, el cual ya alcanzó.

Leyva se ha propuesto ubicarse entre los primeros ocho lugares en Río de Janeiro y confía en lograrlo, ya que durante su etapa como juvenil tuvo fogueo y presume que se pudo adaptar a la categoría mayor.

¿Qué expectativas tienes para Olímpicos?

 Ya he luchado con el campeón del mundo en un evento en Las Vegas (Zhan Beleniuk), es ucraniano y perdí por una diferencia de dos puntos, y no fue con una preparación del 100 por ciento, nadie me daba por clasificado, ni siquiera había una esperanza en mí, pero para los Juegos Olímpicos veremos qué pasa, daré mi mejor esfuerzo y por qué no pensar en una medalla.

Voy a dar todo y a entrenar como nunca diariamente, a dar lo máximo hasta no poder más y llegar en mejores condiciones a ese evento; además, ya conozco a mis rivales, porque he tenido siete años de gira por Europa y luchado con el mejor del mundo, también con rusos, italianos; he ganado y perdido, como todos, pero no llegaré con los ojos cerrados.

¿Por qué nadie tenía esperanzas de ti?

 Antes de los Panamericanos obtuve un bronce en el Campeonato Panamericano y en Toronto me intoxiqué y llegué cansado a mi participación, iba ganando por una diferencia de cuatro puntos el primer combate y de repente en el segundo periodo me reventé, perdí y me mandaron por bronce ante Colombia y (Cristian Mosquera) me ganó 9-0, entonces ya no había esperanzas en mí después de ese evento y por más que le explicaba a la gente lo que me pasó, siempre tiene críticas buenas y malas, pero seguí trabajando y tenía en mente que si pude conseguir un tercer lugar en un Campeonato Panamericano, podía llegar a una final en el Preolímpico, ese día salí a luchar y se dio el resultado.

¿Te pudiste adaptar rápido de la categoría juvenil a la mayor?

Fui a los Juegos Centroamericanos 2014, en los que me quedé sin medalla al lograr el quinto sitio, pero ahí apenas pasé de juvenil a mayor y siendo campeón panamericano junior.

Sí di un salto muy grande a mayores, por la fuerza, la técnica y la experiencia que tienen los demás, pero lo fui desarrollando poco a poco y ahorita la pelea que tuve más fuerte en el Preolímpico fue con el colombiano, quien me ganó en los Panamericanos y lo vencí, fue un proceso duro al quedarme sin medallas en los eventos del ciclo olímpico o que son importantes para un deportista, pero no me di por vencido y se dieron las cosas.

 Ahora que ya estás clasificado, ¿esperas más apoyos?

Me imagino que ahora sí no les queda de otra más que apoyarnos, ya que estoy clasificado a Olímpicos y deben hacerlo, tengo solo el de Conade y buenos resultados para ser considerado para el fideicomiso CIMA; en mi historial tengo bronce, plata y oro panamericano juvenil, también bronce y dos platas en Panamericano de adulto, y otra plata en el Grand Prix de España, por lo que espero que ya se me tome en cuenta.