Alejandra Ortega, retoma el camino

Después de estar en el olvido durante año y medio, la marchista regresa a su andar para culminar su proceso de transición a los 20 kilómetros, donde busca sobresalir 

Alejandra Ortega
Alejandra Ortega (Conade )

CIUDAD DE MÉXICO

La marchista Alejandra Ortega fue muy conocida por sus logros como juvenil dentro de los 10 kilómetros, donde consiguió la medalla de plata en la Copa Mundial del 2012 en Rusia y el oro en la Copa Panamericana de Guatemala en el 2013, sin embargo, al dar el salto a los 20 perdió el rumbo tras una lesión que la dejó año y medio fuera de competencia.

En Guatemala fue la última participación como juvenil para Ortega y con un cierre de oro, lo cual le daba los ánimos a la capitalina para dar el siguiente paso, pero la lesión en la rodilla le impidió continuar y con ello la marchista de 20 años de edad, perdió terreno e incluso se decía que viviría de sus recuerdos.

Sin embargo, en el Circuito Internacional de Marcha de este año en Chihuahua demostró lo contrario al ubicarse, en su tercera competencia de 20 kilómetros, en el quinto puesto y clasificar a la Copa Panamericana de mayo en Chile, donde buscará su pase a los Juegos Panamericanos de Toronto.

-¿Qué pasó con Alejandra Ortega despuésde su etapa como juvenil?

Se hablaba mucho de mí porque fui lamejor en mi categoría durante mucho tiempo, pero lamentablemente en el 2013 me surgió una lesión donde nunca me dijeron bien qué fue y me diagnosticaban que era el nervio ciático, pero después intervino un doctor, Francisco Cruz, quien me indicó un problema en la rodilla y con operación inmediata. Después estuve en rehabilitación y apenas comencé a entrenar en septiembre del año pasado. Perdí casi dos años y mucha gente me daba por perdida o que decía que sí la hizo en juvenil, pero en mayor no sería lo mismo y ahora con el resultado en el Challenge de Chihuahua vuelvo a demostrar que estoy dentro de las mejores.

-¿Qué tan complicado es dar el salto de 10 a 20 kilómetros?

Tras esa lesión, apenas en Chihuahua competí en mis terceros 20 kilómetros, los primeros dos fueron en el 2013 en la Universiada regional y nacional. Con estas tres pruebas me he dado cuenta que ya no es lo mismo competir en 10 que en 20. El año pasado en los entrenamientos empecé como nueva porque no llegué a hacer un buen enfoque al 20 porque yo lo hacía más para el 10. Ahora ya sé que es una fatiga cuando entrenas 30 kilómetros, además de ir al Nevado y hacer tres horas y media de entrenamiento. Como juvenil tenía que hacer más velocidad y hacía 16 kilómetros a lo mucho.

Al estar lesionada, ¿seguías manteniendo tus becas económicas?

Estoy dando un buen paso con el resultado obtenido en el Challenge y a otras atletas que las están apoyando no les fue bien en su desempeño. Con ello demuestro que en tan poco tiempo y cuando ya me habían dado la espalda volví a sobresalir. Muchas instancias me hicieron a un lado por mi lesión, pero no saben que eso es parte de nuestro trabajo, no conozco a ninguna persona que no se haya lesionado en su carrera, entonces creo que eso es parte de nuestro entrenamiento y las autoridades deportivas deben de apoyarnos en este aspecto porque si estás lastimado y todos te dan la espalda, te hundes más, además está la frustración de no poder hacer lo que te gusta, es como perderte y los atletas empiezan a desertar por lo mismo. Ahora solo tengo la beca de CIMA, aunque me la redujeron por la lesión.

-¿Cuáles son tus expectativas para este ciclo olímpico?

Siempre he mantenido la esperanza de ir a unos Juegos Centroamericanos para comenzar bien el ciclo olímpico, pero lamentablemente no se dio. Sin embargo, mi sueño de ir a Olímpicos sigue latente, pero mucha gente se conforma con estar presente y a mí me gustaría romper con ese paradigma y ponerme la meta de ir aganar una medalla, sé que las extranjeras vienen fuertes, pero en base a entrenamiento y disciplina se puede lograr algo. Estoy entrenando con el profesor Juan Hernández, es un ritmo diferente y el entrenamiento varía un poco, pero lo que importa es hacer lo que te gusta y venir a trabajar, mientras estés con las ganas y el hambre de triunfar no hay ningún obstáculo.