Sincronizan sin prisas

Alejandra Orozco ha pasado mucho tiempo fuera de susu tierra natal, solo para entrenar con Paola Espinosa

Paola Espinoza y Alejandra Orozco en Toronto 2015
Paola Espinoza y Alejandra Orozco en Toronto 2015 (Mexsport)

Ciudad de México

Ese cuarto lugar en el Mundial de Natación en Kazán, Rusia, y que signi­ficó quedarse sin el boleto olímpico, fue la alerta para Paola Espinosa y Alejandra Orozco de que deben trabajar juntas con mucho tiempo de antelación de cara a una competencia, y no unos días antes.

Tras ese resultado en la plataforma sincronizada, Orozco se trasladó de Jalisco a la capital mexicana para trabajar con Espinosa durante los cinco meses que quedan para enfrentar la Copa del Mundo, a celebrarse del 19 al 26 de febrero de 2016 en Río de Janeiro, competencia que será la última oportunidad para que la pareja subcampeona en Londres 2012 logre el pase a la siguiente justa olímpica.

"Ese cuarto lugar en el Mundial nos hizo estar más conscientes de lo que es esto, lo que es estar juntas con mucho tiempo de anticipación para obtener ese pase", declaró Orozco.

Desde la plata que obtuvieron en los Olímpicos de Londres 2012, este dúo no ha logrado tener otro triunfo destacado, lo cual, para la entrenadora Ma Jin, se ha debido

a que no han entrenado juntas.

"Antes estaban separadas y trabajaban juntas una o dos semanas antes de la competencias, y eso no era bueno, ahora tienen tiempo para trabajar y eso ayuda mucho, tengo confi­anza en mi trabajo, pero sí se necesitaba ese tiempo para que sincronicen bien juntas", dijo.

Por ello, aclaró que ya empezaron a entrenar, pero primero quiere la base en el físico y Alejandra sabe que debe cambiar muchas cosas, como la técnica.

"Ahora ya faltan cinco meses para la Copa del Mundo y quiero incrementar la técnica de las dos en los sincronizados para ganar pase a Juegos Olímpicos. Incluso quiero que Alejandra busque en esa Copa su pase en individual", expresó Ma Jin.

Para Orozco dejar el lugar donde tenía acostumbrado entrenar fue difícil, pero siente que dicho sacrifi­cio al ­final de cuentas terminará valiendo la pena.

"En primera instancia estaré hasta febrero en el Distrito Federal para la Copa del Mundo y si todo sale bien, será hasta los Juegos Olímpicos. Fue un cambio de todo, dejar a mi familia, dejar mi casa. Yo de todas maneras tengo claro que debemos trabajar en conjunto si queremos clasi­ficar y creo que lo vamos a lograr. Son entrenamientos distintos a los que tenía con Iván Bautista y me considero una persona que lo intenta y que le echa muchas ganas en lo que le digan, entonces me he acoplado muy bien con Ma Jin y ahora espero que todo salga bien", dijo la clavadista jalisciense.

Además, señaló que sigue trabajando en el salto que le ha costado trabajo realizar, el de tres vueltas y media hacia atrás.

"Ahí la llevo con respecto al clavado que me ha fallado. En el Mundial no estuvo tan mal, pero pudo estar mejor y aquí ya es otra cosa, borrón y cuenta nueva", estableció Orozco.