A revalidar el título

Alejandra Rivas, vigente campeona del jetsurf femenil, aguarda para este domingo refrendar su cetro, pero ahora, con la categoría ya instaurada en el mundial

Cancún

El año pasado, Alejandra Rivas consiguió el título femenil del mundial de jetsurf. Entonces, la competencia no conocía de géneros y ella compitió palmo a palmo contra hombres como oponentes. Ahora, con la irrupción de la categoría femenil, la monarca se ilusiona con imponer su estilo sobre la tabla y demostrar lo que hace doce meses ocurrió, pero ante sus iguales. Quiere retener su campeonato.  

“Esta es una experiencia padrísima. El primer año competí contra puros hombres, aunque eso me ayudó a ganar el título mundial. El enfrentarte con puro hombre te ayuda a foguearte de algún modo, a conseguir esa fiereza con la que ellos participan y el acostumbrarte a eso, ahora, es una ventaja ante las mujeres. Espero cerrar en los primeros lugares”. 

Tabla en mano y esperanzas en la mente, Rivas acumula un kilometraje a considerar en cuanto a su preparación para el segundo mundial de la especialidad; este domingo, clasificada ya a las finales, tratará de sumar el mejor tiempo que le sea posible; en las pruebas de clasificación, el sábado, Alejandra completó el circuito de bollas en un minuto, aunque sabe que eso no le garantiza ningún cetro.  

“Acumulo un año entrenando y compitiendo con la misma tabla, y el conocer a tu herramienta de trabajo, el convertirte en uno mismo con ella, por así decirlo, te genera muchísima confianza. Con ella conseguí mi mejor tiempo en el circuito (un minuto) y eso es positivo. Me siento en buen momento”. 

Pese a que el jetsurf es un deporte atípico, en ciernes en México, Alejandra Rivas considera que hubo una conexión especial cuando comenzó a practicarlo; la adaptación a la tabla motorizada fue sencilla, pues previamente había tenido una formación surfista; hoy, se encuentra a pocas horas de confirmar con un nuevo título, que su camino es el correcto. 

“Desde muy chiquita estuve en contacto con el agua, practiqué surf y eso me ha ayudado a desarrollarme con mayor soltura en el jetsurf; se puede decir que nací con una tabla pegada a los pies y el tiempo me ha enseñado que estoy en el camino correcto. Es un deporte difícil, pero me apasiona intensamente”.