Oro en tiro con arco, premio de una generación

Aída Román dijo que la presea áurea en el Mundial bajo techo, más que ponerla en la élite del deporte mexicano, refleja lo hecho en el tiro con arco en los últimos años

Aída Román, tiradora con arco mexicana
Aída Román, tiradora con arco mexicana (Mexsport)

Ciudad de México

La medalla de oro que consiguió Aída Román en la modalidad de arco recurvo del Mundial bajo techo disputado en Nimes, Francia, colocó a la atleta en la élite del deporte nacional, al haber conseguido ya presea en esta competencia internacional y sumarla a la de plata de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Sin embargo, para la nacida en el Distrito Federal su beneficio para el deporte nacional ha sido el formar parte de esta generación de arqueros que con buenos resultados ha puesto a México como potencia en la disciplina.

"Ha sido mucha dedicación, esfuerzo y trabajo lo que le he dedicado al país y al deporte y gracias a los resultados, no solo míos, sino del equipo de selección mayor hemos podido hacer nuevas generaciones que ya se quiten el miedo a ir a una competencia internacional, ya nos ven con respeto y admiración y donde nos presentamos empiezan a temblar. Somos una generación muy buena, que busca dar la cara por el país, a veces tenemos buenos eventos como en esta ocasión, a veces otros que no serán muy favorables".

Román no quiso comparar este logro reciente con lo hecho hace dos años en Londres, pero sí dejó claro que la medalla de Olímpicos, a pesar de ser de plata, es el logro más importante de su carrera:

"Estos eventos son diferentes, son bajo techo, son 18 metros, tiene muchísima importancia también porque es un Campeonato Mundial, pero la prueba más difícil ha sido Juegos Olímpicos porque estuvimos a punto de no ir, fue un evento muy difícil, el nivel estuvo superalto, no digo que en este indoor no haya habido buen nivel, pero en Olímpicos es más intenso".

Respecto a la trascendencia de su medalla, ya que se trató de un evento bajo techo, competencia que no es olímpica y en la que no estuvieron las competidoras coreanas, habituales dominadoras de la prueba, Aída dijo que al revisar los resultados esto pasa a segundo término.

"Desafortunadamente, no estuvieron y, afortunadamente, pero comparas en puntos esta competencia con los eventos de Telford o Las Vegas y son similares, y la importancia se la da la persona, sigue siendo un Campeonato Mundial".

LA ÚNICA QUE QUISO

La arquera también habló sobre su nueva entrenadora, la coreana Mi-Jeong Lee, con quien trabajará a distancia, con ella viajando en algunas ocasiones a México, y Román volando a España para poder estar juntas, aunque dejó claro que se trata de una prueba por un año y después se verá si seguirá con ella el resto del ciclo olímpico.

"Fue a través de la Federación Internacional, ya que se había estado preguntando muchas veces sobre entrenadores, pero algunas respuestas eran negativas, y al final, ellos pudieron localizar a esta entrenadora, es esposa del entrenador coreano que está trabajando con el equipo español y estuvo de acuerdo".

Respecto a las negativas de varios entrenadores para entrenarla, Aída habló sobre tres situaciones para que eso ocurriera, primero la falta de proyecto, luego la complicación de traer a un matrimonio, y luego la falta de una idea común entre ella y las instituciones deportivas.

"Fueron más situaciones de tipo planificación, le hice la invitación a un francés y para ellos su planificación es de aquí a 2020, y como no había visto un plan tan largo, eso fue una; la otra era que yo estaba un poco triste, porque ya habíamos dicho sí a todos, pero la entrenadora que quería tenía esposo y no podía venir sola, desafortunadamente no se dio, la otra era que no había acuerdo entre lo que yo quería y lo que deseaba la Conade por entrenadores que eran conflictivos".