Agua contaminada, problema para Río 2016

Deportistas ven con mucha preocupación los problemas de contaminación en las aguas de la bahía de Guanabara; colchones, cadáveres de animales y personas, muebles y neumáticos flotan en el lugar donde se llevarán a cabo varias pruebas

Contaminación en Bahía de Guanabara
Contaminación en Bahía de Guanabara (Especial )

RÍO DE JANEIRO, Brasil

A dos años de la celebración de los Juegos Olímpicos en Ríode Janeiro, deportistas y organizaciones medioambientales critican la elevadacontaminación de las aguas de la bahía de Guanabara donde se disputarán variaspruebas.

A pesar de las promesas de la organización de que la bahíaestará limpia a tiempo de los Juegos Olímpicos, ni los deportistas que ya estánentrenando, ni biólogos brasileños creen que será posible, según publica hoyThe New York Times.

Las aguas son un inmenso basurero, con colchones, muebles,neumáticos, cadáveres de animales e incluso de personas, todo aderezado con elcolor marrón de las aguas residuales no tratadas que proceden de la ciudad.

"Nunca he visto nada como esto", describe aldiario el regatista austríaco Nico Delle Karth, quien asegura que son las aguasmás sucias en las que jamás ha navegado, tan malolientes que hasta le daaprensión meter los pies para lanzar su barco desde la playa.

El regatista brasileño Thomas Low-Beer dice, por su parte,que la bahía puede llegar a ser "realmente desagradable, con cuerpos deperros en algunos lugares y el agua que se vuelve marrón por la contaminaciónde las cloacas".

Otro regatista brasileño, Lars Grael, quien a sus 50 años esuna leyenda del deporte náutico en su país con dos medallas olímpicas, aseguraque ha encontrado en la bahía cadáveres humanos en cuatro ocasiones.

Grael, que describe las aguas de la bahía de Guanabara como"oscuras, marrones y apestosas", cree que las competiciones de veladurante los juegos deberían trasladarse a un enclave turístico lejos de laciudad.

situada en el Océano Atlántico, la bahía de Guanabara tieneunos 412 kilómetroscuadrados de superficie en cuyo interior se encuentra el puerto de la ciudad deRío de Janeiro.

El 80 por ciento de las aguas residuales de Río de Janeiro,que tiene unos 6,5 millones de habitantes, no son tratadas, y el objetivo dereducir esa cifra al 40 por ciento no se cumplirá para los Juegos, según elmismo diario.

Varias iniciativas bien financiadas que surgieron durantelas últimas décadas para limpiar la bahía no han tenido éxito por lasrivalidades entre autoridades locales, estatales y federales, el mal uso de losfondos y acusaciones de corrupción.

Según el New York Times, se trata de un ejemplo sobre losproblemas que está teniendo la organización de los Juegos para llegar a tiempocon la construcción y preparación de las instalaciones.

Entre otros problemas, menciona el velódromo usado en losJuegos Panamericanos de 2007 que tuvo que ser demolido en 2013, o el complejodeportivo de Deodoro, el segundo más importante de los Juegos de Río deJaneiro, que aún no ha comenzado.

El New York Times añade que hay problemas por huelgas detrabajadores y protestas contra expropiaciones de terrenos, y lo relaciona conlos retrasos en las obras de los estadios del próximo Mundial de fútbol, en lasque ha habido ocho accidentes mortales.

Sobre la bahía de Guanabara, Carlos Portinho, el principalresponsable medioambiental de la ciudad, cree que la suciedad se ha exagerado yasegura que el nivel de contaminación fecal de las aguas es"satisfactorio" según los estándares brasileños.

Portinho dice que ya operan tres 'ecobarcos' para recoger labasura sólida y que para los Juegos podrían estar trabajando 20 o 30embarcaciones de este tipo.

Pero el biólogo Mario Moscatelli señala al diario que elGobierno podría desplegar portaaviones y el problema seguiría sin resolver:"La bahía es una letrina. Es un insulto al pueblo de Rio decir que estarálimpia para los Juegos", afirma.