El hijo supera al papá

La gestión de Jesús Martínez Murguía ya superó a lo logrado por Martínez Patiño en sus primeros años al frente del Pachuca. Una historia que hoy escribe un nuevo capítulo

Jesús Martínez Murguía y su padre Jesús Martínez Patiño con el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu
Jesús Martínez Murguía y su padre Jesús Martínez Patiño con el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu (Mexsport)

León

El presidente del Club León, Jesús Martínez Murguía, ha tenido mejor inicio que su padre en el mundo del futbol tras los primeros cinco años de gestión. Hay un bicampeonato que lo avala.

Primero, la historia del papá. Jesús Martínez Patiño adquirió al equipo tuzo en 1995 cuando aún estaban en la Primera 'A' (Ascenso MX) y al primer año lo regresó al máximo circuito, pero no por mucho tiempo ya sólo pudieron mantenerse una temporada porque volvieron a descender.

Sin embargo, ya con el recetario del ascenso en la mano, sólo bastó una temporada para devolver a los Tuzos en la Primera División y aunque todo el tiempo estuvieron conviviendo con el tema de un posible nuevo descenso porque en el cociente no crecían mucho, de forma inmediata fueron campeones en la Primera al vencer al Cruz Azul (1999).

Después del título, al año siguiente consiguieron su primer boleto a una competencia internacional, fue para la Copa Merconorte.

Entre descensos y sólo un título de Primera División pasaron primeros cinco años de gestión de Jesús Martínez Patiño, el mismo lapso de tiempo que Martínez Murguía lleva como presidente del Club León.

Cuando Martínez Patiño compró al Pachuca, su único hijo varón, José de Jesús, apenas tenía 10 años de edad. Quince años después, con 25 años de edad le dieron la responsabilidad de ser presidente del Club León.

Fue en noviembre de 2010 cuando José de Jesús Martínez Murguía, con poco tiempo de haber salido de la licenciatura de Administración de Empresas de la UniFut, llegó a la silla presidencial del Club León, que estaba en ese entonces en la Liga de Ascenso.

Su primer golpe fue traer a 'Tita' como entrenador. Jesús Jr. ya traía la escuela de su padre y de forma inmediata, al año y medio, ascendió al León a la Primera División y al año de estar en el máximo circuito lo hizo bicampeón y base de la selección mexicana de futbol. Uno de los títulos se lo ganaron en la gran final al equipo de su papá.

Además jugaron tres torneos internacionales (dos Copa Libertadores y una Concachampions) y también jugaron un partido amistoso con el mismísimo Barcelona de Messi en el Camp Nou por la disputa del trofeo catalán Joan Gamper.

Los primeros cinco años de José de Jesús han pasado entre títulos y torneos internacionales. Un mejor inicio que el de su padre, sin embargo el directivo del León hace a un lado la comparativa porque para él su papá es "mi maestre, mi ídolo" y sobre todo destacó que "en 20 años ha hecho cosas inimaginables".

Después de haber jugado ya una final entre ellos mismos, dos años después se vuelven a ver en la liguilla, ahora en la serie de semifinales y esta noche se conoce al ganador en el Estadio Hidalgo.