León, obligado a la contundencia en el 2018

A pesar de tener un buen equipo, La Fiera careció de constancia para mantenerse competitivo en el Apertura 2017; la misión de Gustavo Díaz será revertir la situación y buscar ser protagonistas

Elías Hernández y Mauro Boselli son dos de los jugadores más desequilibrantes del equipo
Elías Hernández y Mauro Boselli son dos de los jugadores más desequilibrantes del equipo (Imago7)

Ciudad de México

León vivió un torneo de contrastes en el Apertura 2017. Después de quedar fuera de la liguilla en el Clausura 2017, los Panzas Verdes lograron clasificar a la Fiesta Grande pero se despidieron rápidamente en los Cuartos de Final, donde fueron eliminados por Tigres, eventuales campeones del certamen.

El cuadro esmeralda contó con tres entrenadores en este torneo y una serie de irregularidades que afectaron seriamente al equipo en las instancias decisivas.

A pesar del buen paso que tuvo desde su llegada en el  Apertura 2016, Javier Torrente no pudo consolidar su proyecto y fue despedido con un conjunto que se ubicó en los últimos puestos de la tabla general durante las primeras fechas.

La derrota sufrida contra Santos Laguna en la Jornada 7 (2-1) fue la que le costó el puesto al técnico argentino, por lo que Rubén ‘Ratón’ Ayala ocupó el puesto en calidad de interino y que estuvo al frente únicamente en un juego de Copa MX.

Días después, se anunció la llegada de Gustavo Díaz como el entrenador definitivo para La Fiera. Fue a partir de aquí que León dio un cambio y logró clasificar a la liguilla, algo que con Javier Torrente parecía un sueño ya inalcanzable, pues solo habían acumulado siete de los 21 puntos posibles.

Esto es una muestra de la calidad del cuadro leonés en el futbol mexicano. Mauro Boselli, su principal referente, fue líder goleador –junto con Avilés Hurtado de Monterrey- al firmar once goles.

Elías Hernández es otro jugador que puede desequilibrar a los rivales, e incluso fue pretendido sin éxito por otros equipos en el pasado régimen de transferencias.

Sin embargo, León está obligado a la contundencia para aspirar a recuperar protagonismo en la Liga MX.  Cuentan con plantilla para volver a disputar la liguilla, pero si no mantienen constancia, luce complicado que puedan aspirar a alcanzar el nivel que tuvieron cuando conquistaron el bicampeonato.